VOLVER A LOS TOMOS
..............................................................................................................................................................

ROBERTO ANDRADE RODRÍGUEZ.
REPUBLICO.- Nació en la Hacienda Gualchan, Parroquia El Puntal, provincia del Imbabura, el 26 de Octubre de l.850 –perteneciente hoy Provincia del Carchi- Hijo legítimo de Rafael Andrade Gómez de la Torre y de Alegría Rodríguez Ubidia, honestos y laboriosos agricultores de raza blanca, propietarios de la hacienda "La Quinta" y padres de catorce hijos que se distinguieron por su patriotismo en las luchas liberales del Ecuador.

Su niñez transcurrió tranquila y feliz en la hacienda paterna donde aprendió las letras en el regazo de su madre hasta que le enviaron a una escuelita donde era profesor un anciano de Túquerres llamado Primo. Mientras tanto un labriego joven, Juan Palacios, le hizo comprar "El amigo de los niños", "Robinson" y otros libritos, inculcándole hábitos de lectura. Después encargábalos a Quito. Ramón Benítez le hizo recitar una Loa al General Flores, de paso para Tulcán, ganándose un peso -de los llamados de culebra- que circulaban en Nueva Granada. Ya para entonces se conocían las crueldades del Presidente García Moreno, sobre todo las reclutas que se ejercían sobre arrieros y labriegos.

En 1.868 vivía en casa de sus parientes los Gómez de la Torre en Quito, mientras estudiaba en el San Gabriel de los Jesuitas donde leyó "El Cosmopolita" y otras producciones del ínclito Juan Montalvo y se volvió indócil, tuvo problemas con sus superiores y terminó por ser expulsado a causa de su insaciable curiosidad por escudriñar siempre la verdad, pues jamás transigió con la mentira, viniere de donde viniere. Posteriormente se matriculó en la Universidad Central.


En Mayo de 1.875 figuraba entre los redactores de un periodiquito titulado "El Alba" y cursaba el quinto año de Jurisprudencia siendo de los mayorcitos en la clase cuando circuló "La Dictadura Perpetua", furibundo folleto que incitaba al asesinato del tirano García Moreno, quien acababa de hacerse reelegir por otros seis años más. Andrade lo leyó a escondidas con otros jóvenes liberales y juntos decidieron cometer el crímen. Al efecto, se unieron al grupo del Dr. Manuel Polanco formado por Abelardo Moncayo y Manuel Cornejo, planeando los detalles con Faustino Lemos Rayo, que a la subida del Palacio atacó a machetazos a García Moreno el 6 de Agosto de 1.875.

Dada su juventud Andrade solo atinó a dar tiros al aire como espectador del crímen, sin tratar de huir pues pensaba que iban a ser apoyados por la oficialidad y los soldados del Cuartel de Artillería, situado al frente de la plaza mayor, lo que no sucedió, pero fue tal la confusión que tuvo tiempo para desaparecer del sitio sin que nadie lo notara.

"Después se paseó altanero y por las calles con el sombrero en la mano" y sin saber qué hacer porque no se había proclamado la revolución y al serle preguntado el porqué del tumulto contestó "La Patria es libre, murió el tirano".

Esa noche se escondió en casa de Ramón Gortaire cerca de la actual plaza del teatro, el 7 salió donde los Villacreses en San Blas. En Septiembre estuvo en una hacienda en Cayambe, de allí pasó a Otavalo y se reunió con su familia pero la policía le seguía de cerca y tuvo que ocultarse en casa del Dr. Luis Miranda hasta que el 25, con la ayuda de Víctor Gangotena Posse, logró cruzar la frontera con Colombia y establecerse en la población de Cumbal. Al día siguiente el Coronel Rafael Arellano le condujo a Ipiales donde residía Montalvo, quien al verle exclamó: "Estaba muy infamado ese pueblo -refiriéndose al ecuatoriano- pero Ud. lo ha salvado."
En Colombia permaneció hasta 1.876 y regresó a Quito cuando triunfó la candidatura liberal de Antonio Borrero, entonces gozó de tranquilidad. Poco después ocurrió la revolución del General Ignacio de Veintemilla que subió al poder. En 1.877 Andrade fue electo Diputado por Esmeraldas pero no pudo asistir porque el Dictador perseguía a los liberales. Andrade le atacó por la prensa y fue apresado en Ibarra pero al mes siguiente fue dejado libre debido al aprecio y simpatía que gozaba con Veintemilla, quien le aconsejó salir del país.

Nuevamente en Ipiales, vivió dando clases. En 1.880 hizo publicar dos folletos en Quito titulados "Despedida" y "Confidencias" en 9 págs. cada uno. El 82 viajó a Rioverde para unirse al General Eloy Alfaro, levantado en armas contra la dictadura. Designado Jefe de Operaciones, fueron derrotados en Agosto y regresó a Colombia.

En Enero de 1.883 cayó la capital en poder de los Restauradores pudo regresar y fundó el diario "El Siglo" que siguió atacando a Veintemilla, aún fuerte en Guayaquil, También publicó "La Juventud" y una biografía del periodista Miguel Valverde en 15 págs. quien guardaba prisión en el puerto principal. Andrade era un agitador nato y actuaba incansablemente. Sus enemigos le temía por su influjo ante la juventud quiteña y promovieron la continuación del juicio de García Moreno. Por eso tuvo que regresar a Ipiales.

En Julio, terminado el Veintemillismo, volvió a Quito y fue electo Diputado a la Convención Nacional por la provincia de Esmeraldas, pero el 6 de Octubre los conservadores lograron Automotivado en su contra y perdió los derechos de ciudadanía. Por ello decidió entrevistarse con Alfaro en Manta y de allí regresó a Ipiales, donde se enteró de la elección presidencial de Caamaño, quien solicitó a los Jueces de Pasto su extradición.
Abierto el expediencia judicial se ordenó su prisión y el 21 de Abril de 1.885 lo enviaron detenido a Bogotá y tras cinco meses y cuatro días de prisión, logró dictamen favorable de la Corte Suprema de Justicia. Libre desde el 25 de Abril de 1.885 y temiendo que los agentes secretos de Caamaño pudieren asesinarlo, viajó a Panamá y a San Salvador y se unió a su protector el General Alfaro.

En Enero de 1.886 editó "Contemplaciones" en 14 págs. En Marzo siguió con Alfaro a Lima. Fueron recibidos por Eduardo Lavernac, Jefe de la Masonería peruana, quien les presentó a una Logia. También recibieron la visita del general José María Urbina en el Hotel Maury donde estaban alojados.

En 1.887 hizo editar en Quito el folleto "Dos Polos" comenzó a escribir una historia del Ecuador desde el punto de vista liberal. Ese año publicó en Ica la biografía del Coronel Luis Vargas Torres, titulada "Otro Mártir", mientras subsistía como reportero de varios periódicos y dando clases particulares, pobremente pero con arreglo y decencia.

Como exiliado político hizo amistad con Manuel González Prada, joven idealista igual que él, trabajó en el Colegio Internacional del alemán Dr. Fletzar, sufriendo las continuas acechanzas del Plenipotenciario Francisco X. Salazar, quien se dedicaba a la ingrata tarea de perseguir a los exiliados en Lima, al punto que debió renunciar su puesto. En esos días aceptó la propuesta de su joven amigo alemán Francisco Fabra, para vender máquinas de coser de pie y de mano en los puertos del sur del Perú. Las máquinas eran del almacén del comerciante norteamericano Bacigalupo y el negocio fue bueno por algún tiempo.

En 1.888 contrajo matrimonio con Isolina Arana, hija del Dr. Benito Arana, antiguo Prefecto del departamento de Loreto y autor de un libro acerca del río Amazonas, quien había sido rico propietario de unas tierras guaneras en Antofagasta, perdidas durante la guerra con Chile. Ella era una hermosa joven, poseía linda voz, cantaba dulcemente. Era más bien tímida, pero le dio seis hijos y el consuelo y la paz necesarios para sobrellevar con resignación las malas épocas. Sus padres enviaronle a su hermano menor Carlos Andrade para que con su trabajo lo auxiliase y Alfaro partió a Centroamérica porque había comenzado el período presidencial del Dr. Antonio Flores. Ese año terminó el primer tomo de su "Montalvo y García Moreno" y el 89 nació su primer hijo. Una tarde, que le oyó llorar, bajó apresuradamente las escaleras de su departamento y cayó al suelo, sufriendo una luxación de la cadera y tras ocho meses sin poder andar, finalmente sanó pero quedó cojeando para siempre.

En 1.890 editó ocho folletos titulados "Estudios Históricos: Montalvo y García Moreno" pero la obra quedó trunca por falta de dinero y solamente aparecerían unos cuantos capítulos más en 1.925, en la Editorial "Reed and Reed" de Guayaquil, en 296 págs. causando enorme expectativa, pues nunca se había tratado la historia del país con tal cantidad de datos, razones y lógica, aunque el sector clerical y los fanáticos conservadores de la época se exasperaron y hasta llegaron a amenazar a los hermanos Reed, consiguiendo que los editores "aunque muy cortésmente, se negaran a imprimir una letra más y los ejemplares publicados desaparecieron en la sombra del misterio.

En 1.891 el Presidente Antonio Flores, molesto por algunas frases y sobre todo, por las opiniones vertidas por Andrade contra la memoria de su padre el General Juan José Flores, solicitó a través del Plenipotenciario Francisco J, Salazar, la extradición de Andrade, que el 10 de Abril fue apresado en las calles de Lima y conducido a un reten, pero habiendo apelado ante la Corte Suprema de Justicia del Perú, luego de numerosos incidentes que le dieron fama internacional, logró salir libre el 21 de Septiembre, a los cinco meses y veintiún días de su detención y justamente el mismo día y hora en que fallecía en Guayaquil, de fiebre amarilla, su archienemigo el General Salazar. Entonces publicó "La Extradición de don Roberto Andrade a la luz del Derecho y de las practicas Internacionales" que contiene su exposición o alegato en 30 págs., sobre tan bullado asunto.

En la prisión había comenzado a borronear su autobiografía que tituló "Una Vida" y que como todo lo suyo tuvo que esperar mucho tiempo para salir a la luz pública recién en 1.995.

En 1.892 sus padres enviaron por su esposa e hijos pues no podía sostenerlos en Lima. La separación le fue muy dura y entró de Archivero a la Escuela de Ingenieros de la capital peruana. El 93 Alfaro le llamó a Centroamérica pero al tocar el vapor Guayaquil fue reconocido y le detuvieron por disposición del Intendente General de Policía Reinaldo Flores, quien le envió prisionero al Panóptico. Y de la prisión habría subido al Patíbulo si no llega a despuntar la aurora del Cinco de Junio; sin embargo su prisión política, porque la causa criminal había prescrito, le fue muy dura.

El 26 de Agosto de 1.895 recobró su libertad por orden del Coronel Belisario Albán Mestanza, Jefe Civil y Militar del Pichincha, viajó a Latacunga y se abrazó con Alfaro, que al verle exclamó "El día ha sido completo" Para Andrade había terminado veinte años y veinte días de exilios, persecuciones y prisiones. Tenía casi 45 años de edad y por primera ocasión le esperaba un futuro; sin embargo, por su amistad con Plutarco Bowen tuvo que sufrir por corto tiempo las iras del Viejo Luchador, pero a fines de año fue designado Rector del Colegio Olmedo de Portoviejo, mas bien para alejarlo de la capital, pues le habían hecho creer a Alfaro que la mala fama de Andrade le era perjudicial al gobierno en una ciudad tan tradicional como Quito.
En 1.896 editó en la imprenta del Colegio su "Seis de Agosto" en 415 págs. con detalles inéditos sobre la muerte de García Moreno y hoy joya bibliográfica apreciadísima porque manos anónimas lo han recogido hasta de las Bibliotecas Públicas. El papel fue enviado de Guayaquil por su amigo Antonio Gil Quezada.

Ese año fue electo Diputado por Manabí y llegó al puerto principal la noche del Incendio Grande que le tocó presenciar, concurrió a la Asamblea Nacional Constituyente y solicitó la expulsión de los Jesuitas pero no lo consiguió; sin embargo, le encargaron la edición de las obras completas de Montalvo sin asignarle los fondos. Andrade recogió las publicadas y numerosos manuscritos inéditos sin poder cumplir inmediatamente tan útil empeño, aunque después de muchos años lo haría en la Habana.

En 1.897 hizo las paces definitivamente con Alfaro en Quito, quien le había mandado a llamar con el General Juan Francisco Morales, después regresó a su rectorado en el Olmedo y por las noches redactaba dos textos de Historia y Geografía ecuatoriana. El 98 dio a la luz en Guayaquil el primero, titulado "Lecciones de Historia del Ecuador", declarado por el Consejo de Instrucción Pública texto para escuelas y colegios de la República" y del que se conocen seis ediciones hasta 1.906, hermoso esfuerzo de síntesis, escrito con esa fuerza y vitalidad que siempre caracterizó su producción. También el 98 fundó un Semanario en Manabí para la defensa del partido liberal. Ya era considerado un maestro, un luchador social excepcional.

En 1.899 publicó en Madrid el folleto "Olmedo, un crítico criticado, respuesta a don Antonio de Valbuena" en 26 págs. En 1.900 apareció en Guayaquil su famosa novela "Pacho Villamar" en 268 págs. considerada "la primera novela urbana del Ecuador, con ambiente en Quito y argumento de amor y de intriga, donde el personaje -un provinciano que va a buscar amoríos en la capital- se ve envuelto en la política y termina por tratar de localizar afanosamente a su hijo" Con esta obra probó una vez más sus altas dotes de escritor revolucionario. (1)

..............................................................................................................................................................