VOLVER A LOS TOMOS
..............................................................................................................................................................

JOSÉ FERNANDEZ- SALVADOR Y LÓPEZ
ENCARGADO DE LA PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA.- Nació en Quito el 23 de Enero de 1.775. Hijo legítimo del Dr. Andrés Fernández-Salvador y Medrano, abogado natural de Villoslada en Castilla la Vieja, quien llegó a Quito portando una certificación de hidalguía y otros papeles que probaban su ascendencia hasta el héroe "Jaraba el barbón"; luego escaló posiciones y llegó a ser Regidor Perpetuo de ese Cabildo y de Rosa López Legendre, quiteña, ambos pobres y de mediana posición.

En 1.785 ingresó al Seminario de San Luis en goce de una beca concedida por el Obispo Villalengua y Marfil, luego pasó a la Universidad de Santo Tomás donde cursó tres años Filosofía y Derecho, se graduó de Bachiller y Maestro y el 8 de Abril de 1.795 de Doctor en Derecho Civil. Entonces demostró ser un hombre práctico, puesto que habiendo estudiado cuatro años Teología, no quiso doctorarse en esta materia que no le hubiera brindado beneficios económicos.

En 1.796 reemplazó al Dr. Eugenio Espejo en la dirección de la Biblioteca Pública que antes había sido de los jesuítas, fue designado Secretario del Seminario de San Luis y comenzó a estudiar los inventarios de libros y documentos. Fruto de esta afición fue un "Resumen Cronológico y Alfabético de las Reales Cédulas" vigentes a esa fecha. También se daba tiempo para trabajar de pasante en el Estudio del Dr. Orejuela y obtuvo la dispensa del tiempo de cuatro años de práctica en consideración a su "Resumen", que vino a ser una Monografía de examen, útil y por lo tanto valioso aporte a la Jurisprudencia de entonces.

El 18 de Abril de 1.799 culminó su carrera de abogado, ocupó la Sindicatura de la Real Hacienda y actuó de Relator. En 1.801 fue promocionado a Abogado de la Junta de Pobres de la Audiencia. En 1.802 fue llamado a integrar el Cabildo de Quito con la calidad de Procurador General, a su iniciativa se debió la creación de un presidio y una escuela.

El 19 de Enero de 1.803 contrajo matrimonio ventajoso con Carmen Gómez de la Torre y Tinajero, en quien tendrá numerosa descendencia. En Marzo fue electo Regidor Perpetuo del Cabildo, por renuncia de su padre que le cedió el paso. El cargo se había adquirido por compra como era usual en esa época.

Al poco tiempo fue nombrado Asesor del Corregidor de Riobamba y actuó como tal en la sublevación de indígenas de Guamote y pidió y obtuvo la aplicación de la pena capital para los insurrectos. En 1.805 fue Juez General de Policía de Quito, a donde había regresado luego de su corta y desagradable experiencia con los revoltosos. En 1.806 fue electo Alcalde de Primer Voto del Cabildo, lo que hoy sería Juez Civil de la Función Judicial.

Al producirse la revolución del 10 de Agosto de 1.809 se declaró decididamente patriota y la Junta de Gobierno lo designó Senador- Ministro de la sala de lo Civil, pero no llegó a posesionarse porque una noche emigró subrepticiamente y con toda su familia y tras pasar las barreras militares, pudo llegar a Guaranda, donde tuvo que esperar varios días para que su amigo José María Cucalón le consiguiera un pasaporte a Guayaquil, donde se puso a las órdenes del Gobernador Bartolomé Cucalón que lo llegó a estimar "por su lealtad a la monarquía", permitiéndole ganar algún dinero como "Juez Comisionado" para aliviar su precaria situación de emigrado."

En Octubre, el Corregidor de Riobamba, Javier Montúfar y Larrea, fugó a Quito ante el avance realista y Cucalón pidió a Fernández-Salvador que se traslade a esa villa y la gobierne interinamente con la experiencia que había adquirido cinco años antes; y tan bien cumplió su cometido que desde el 29 de ese mes recibió el nombramiento y actuó en propiedad. En Diciembre regresó a Quito como Capitán de la Compañía de Zapadores y Minadores con las fuerzas de Manuel Arredondo, enviado del Perú para reprimir la revolución. Entonces "se volvió el perseguidor más encarnizado de sus compatriotas.

En 1.812 sirvió a la administración del General Toribio Montes. En 1.813 fue designado Fiscal Interino de la Audiencia y en 1.814 Diputado a las Cortes de Cádiz, en segundo lugar y con la calidad de suplente del General Manuel Matheus, pero no viajó, fiel a su consigna de ir siempre sobre seguro, evitando las aventuras que a nada conducen (los viajes eran muy largos y peligrosos).

En 1.816 volvió a ser designado Fiscal Interino de la Audiencia y en 1.819 el Presidente Juan de la Cruz Mourgeón, lo elevó a la Categoría de Auditor de Guerra del Nuevo Reino de Granada. Era una de las figuras prominentes de la administración colonial y se lo consideraba el Juez más erudito y experimentado; sin embargo, el 9 de Octubre de 1.820, Guayaquil proclamó la Independencia y el panorama se complicó. De toda maneras las autoridades quisieron conciliar los ánimos y lo comisionaron para jurar en tres pueblos la Constitución española; a principios de 1.822 volvió a ocupar la Auditoría de Guerra en plena vorágine y el 9 de Mayo pasó a Conjuez de la Audiencia, en medio del general desorden y ante el avance de las fuerzas patrióticas que el día 24 derrotaron a Aymerich en el Pichincha y proclamaron la Independencia. Entonces fue "uno de los primeros en traicionar de nuevo al partido español", haciéndose presentar al General Sucre que le dispensó su amistad y confianza.

En Junio de 1.823 atendió al Libertador en la Finca "La Arcadia" de propiedad de su señora en el valle de los Chillos, donde sus hijas representaron una comedia y durante el baile su hija Carmencita se comprometió con el Coronel Carlos Eloy Demarquet, Edecán de Bolívar, con quien se casó en 1.824.

Abrazada la causa de la Independencia con entusiasmo fue designado por Bolívar el 9 de Julio para el desempeño de las funciones de Ministro de la Corte Suprema del Distrito Sur, cargo en el que permaneció hasta 1.825, gozando del trato del Libertador, que hasta llegó a nombrarlo Diputado al Congreso de la Gran Colombia, honor que por supuesto rechazó, prefiriendo la colocación de Ministro de la Alta Corte de Justicia con sede en Bogotá (Corte Suprema de la Gran Colombia) donde fue premiado con la "Medalla del Busto del Libertador".

En 1.829 estaba de regreso en Quito, justo a tiempo para ganar la confianza del General Flores, Intedente del Departamento Sur de la Gran Colombia, quien lo nombró miembro de la "Junta Provisional" o "Consejo de Estado", donde ocupó la Vicepresidencia y hasta la presidió en ausencia de Flores a partir del 14 de Agosto, con motivo de la invasión peruana.

El 13 de Mayo de 1.830 firmó el Acta de separación de la Gran Colombia y fue electo Diputado a la Asamblea Constituyente de Riobamba; en esa forma aseguró su posición en la nueva República. Poco después Flores lo hizo elegir segundo Vicepresidente detrás de Olmedo y como esa dignidad era puramente ad-honorem, lo designó Subdirector de Estudios de la República con sueldo. El 20 de Noviembre y por ausencia de Flores y Olmedo, que estaban fuera de la capital, se encargó de la Presidencia de la República y la ejerció por algunas semanas despachando en Palacio

En 1.834 "se mostró uno de los partidarios más exaltados de la revolución” “presidió la Convención de los liberales en Quito" que eligieron a José Félix Valdivieso y fue comisionado para discutir con los representantes de Flores y Rocafuerte. Después de la derrota de Miñarica se retiró a la vida privada pero al poco tiempo, el 27 de Febrero de 1.836, en consideración a sus méritos como abogado, le fue encargado por el Ejecutivo y el Senado la elaboración de un proyecto de Código Civil, para lo cual empezó a escribir, comenzando por el primer libro, de los cuatro que contiene el Código Napoleónico de Francia, consultando la versión boliviana, pero nunca dio fin a su obra y el país siguió gobernandose con una legislación caótica. Ese año fue electo Senador y concurrió al Congreso, quizá esta dignidad le restó tiempo para acabar su empresa.

También regresó a la Dirección de Estudios con sueldo y formuló el Reglamento de Instrucción Pública para la nación En 1.838 fue Director de la Academia de Derecho Práctico y Director General de Estudios de la Universidad. En 1.843 había vuelto al partido floreano y fue electo diputado por Manabí, votando a favor de la expedición de la Carta de Esclavitud.

Con la Revolución del 6 de Marzo de 1.845 que acabó con el sistema de gobierno floreano, perdió su poder político, pero lo recuperó al ascender a la primera magistratura Vicente Ramón Roca, su antiguo amigo, quien lo designó en 1.846 Ministro del Interior y Relaciones Exteriores y Presidente del Consejo de Gobierno. En 1.848 y 49 fue Senador por Imbabura. En 1.851 volvió de Ministro a la Corte Suprema y por tercera vez fue designado Director de Instrucción Pública, pero no se posesionó en razón de su avanzada edad.

Murió el lo. de Octubre de 1.853 en Quito, de reblandecimiento cerebral o lo que es lo mismo, de arterioesclerosis, con fama de ser el jurisconsulto más instruido del país en asuntos concernientes a la administración pública.

Era erudito pero no creativo, sabía de legislación pero no brilló en el foro; en síntesis, su talento era apagado, sin matices. Tuvo el sentido exacto de las proporciones que en buen castellano se denomina "sentido común", supo usar de influencias en la colonia y aprovechó al Libertador y luego el período floreano y su amistad con el Presidente Roca.

Pedro Moncayo dijo de él "Clásico, riguroso, ha bebido en las fuentes de la antigüedad y su estilo puro, correcto, elegante y fecundo prueba muy bien el ejercicio de su talento y la escuela en que se ha formado. Es el decano de nuestros literatos (quiteños) y en jurisprudencia puede ser mirado como el oráculo del Ecuador.”

Pedro Fermín Ceballos "Día a día el público esperó dos o tres años, ver póstumas las producciones de los Sres. José Fernández Salvador y José Parreño", los más prominentes de nuestro tiempo y parece ya una realidad que no han escrito obras ningunas y que, justamente con ellos, se ha enterrado todo el caudal de sus conocimientos. El Dr. Salvador, biblioteca ambulante, en el decir de un escritor de nombradía, era propiamente un sabio porque abarcaba cuanto era dable saber en los pueblos americanos y como abogado podía tenérselo como el primer Jurisconsulto.”