VOLVER A LOS TOMOS
..............................................................................................................................................................
 

JACINTO DE EVIA
POETA.- Nació en Guayaquil en 1629. Hijo legítimo del Cap. Toribio de Evia, natural de las montañas de Santander en los reinos de España, que pasó a Indias y fue Procurador General y Mayordomo de Propios del Cabildo de Guayaquil y de Catalina González de Vera y Bohórquez, descendiente de los conquistadores y primeros pobladores de la Cuenca del Guayas.

Estudió las primeras letras con su madre y a partir de 1645 viajó a Quito y en El Real Colegio De San Luis tuvo por Maestro de Retórica al Padre Antonio Bastidas y Carranza, "hecho decisivo para la vocación literaria del joven seminarista" pues fue inquietado hacia la poesía y escribió versos con varios compañeros como el santafereño Hernando Domínguez Camargo.

El 20 de Mayo de 1657 se doctoró en la Universidad de San Gregorio y tomó el estado sacerdotal. En 1662 fue designado en Guayaquil Patrono de ciertas Capellanías de misas, por nombramiento ante el Escribano Lorenzo de Bances y León. En los años 70 cuidaba en Madrid la impresión de un libro que contenta ciento ochenta poesías, entre suyas, de su Maestro Bastidas, de un jesuita innominado y de Domínguez Camargo, que recién logró editar en 1675, en la Imprenta de Nicolás Jamares, mercader de Libros, bajo el título de "Ramillete de varias Flores poéticas, recogidas y cultivadas en los primeros abriles de sus años por el Maestro Jacinto de Evia, natural de la ciudad de Guayaquil en el reino del Perú, dedicado al Lic. Pedro de Arboleda Salazar, con Licencia".

La iniciativa de formar el Ramillete y editarlo es a no dudarlo de Evia. El Ramillete marcó una época en la historia de las letras de este país y apareció bajo el nombre de Evia para ahorrarle a Bastidas el engorro de obtener las Licencias necesarias, dada su condición de jesuita.
En el Proemio, dedicado a la juventud estudiosa, Evia ofreció algunas Flores poéticas cultivadas de su ingenio, los versos que pudo recoger de su maestro Bastidas y otros pocos que adquirió después que salió de su escuela, por darle este breve honor y gloria y pagarle, siquiera esta vez reconocido, lo que debió tantas veces a su doctrina.

Emilio Carilla, en "El Gongorismo en América", ha opinado que Evia fue el menos gongorista de los poetas del Ramilete, por su numen mas bien Calderoniano y en consecuencia lo cataloga mas conceptista que sus compañeros. (1) Hernán Rodríguez Castelo ha agregado que tuvo predilección por el verso menor y cuando dio de mano a todo lo engolado que tan mal iba con las unidades menores, se desnudó de artificios y logró estrofas bellas.

Evia escribió la novela "El sueño de Cielo", las elegías "A la temprana muerte de Don Baltazar Carlos, Príncipe de España" y a la "Desaparición de la Reina Dña. Isabel de Borbón", compuso villancicos a la antigua usanza española, tales como // Dícese la buenaventura a Cristo // Niño bendito //. Dame una limosnita/ dame las buenas pascuas / en que has nacido: / Niño de rosas, / dale a la gitanilla / pago de glorias.//

Gustó lo popular y fue tierno sin perder ingenio, por eso compuso poesía fresca y casi coloquial, así como versos eróticos y burlescos -donde imitó a Francisco de Quevedo y Villegas- y hasta llegó a glosar la Elegía Décima de Ovidio en octosílabos. Hoy, su obra y su memoria ha sido rescatada del injusto olvido de una errada crítica. Y nada más se conoce de este poeta, a no ser que debió morir en los últimos años del siglo XVII. Se


(1) Pedro Calderón de la Barca y Henao (1600-1681) fue un autor popular que escribió mucho, en tono mayor y menor, para el gusto de su tiempo, completando la obra de Lope de Vega en materia de teatro. Su influencia fue muy grande en todos los autores.
ignora hasta su descripción física y psicológica, pues vivió uno de los períodos menos conocido de nuestro pasado y del que casi no tenemos memoria.

De su estro, va la siguiente Décima: "// Con qué gusto entre los brazos / de Nice gocé un favor, / que eterno juzgó amor, / por ser de tan fuertes lazos: / mas ¡hay! que breve los plazos / llegó mi dicha a gozar, / pues sólo vino a estribar del alma tan dulce empeño, / en breves sombras de un sueño/ que se acabó al despertar. //

Flores amorosas // Estribillo // Cupido que rindes las almas / decidla a Belisa, decidla por mí, / Como vive mi amor todo en ella, / después que a sus ojos mi vida rendí. // Glosa.// Entre esperanza y temor / vive dudosa mi suerte, / el desdén me da la muerte, / pero la vida el amor; / y aunque es grande mi dolor; / buscar alivio procura, / hallaralo mi ventura /si constante pido así! / Cupidillo que rindes las almas .... //Ansioso cual siervo herido / del harpón de una beldad, / de su fuerte a la piedad / amante me ha conducido: / mas, mi dolor ha crecido / con el cristal que he gustado, / y en voz amorosa al prado/ mis tristes quejas le dí: / Cupidillo que rindes. . . . //