VOLVER A LOS TOMOS
..............................................................................................................................................................
 

GUAYAQUILE
Fue Dionisio el Alcedo quien difundió en 1741 que la palabra Guayaquil se descomponía en dos voces aborígenes: Guayas y Quil, correspondiendo la primera a un presunto Cacique de ese nombre que vivió en estas regiones cuando la llegada de los conquistadores. Años después se completó la historia atribuyéndole el nombre de Quil a su esposa. De allí en adelante se ha venido repitiendo como verdad incontrovertible que el dicho Cacique Guayas habitó en la Culata, al pie del río, con su esposa Quil y con su gente, en un pueblo denominado Guayaquil.

Sin embargo, por un documento constante en el Archivo de Indias, de Sevilla, encontrado por los investigadores Adan Szawsdi y Dora León Borja de Szaqsdi, se ha llegado a conocer la existencia del Cacique Guayaquil y es como sigue: "El Marqués don Francisco Pizarro, Adelantado, Capitán General y Gobernador por Su Majestad de estos reinos de la Nueva Castilla llamada Piró y del su Consejo, por cuanto vos Juan de la Puente, vecino de Villanueva de Puerto Viejo, habéis servido a Su Majestad a vuestra Costa, en la pacificación de estos reinos con vuestra persona, armas, caballos, con muchos trabajos y necesidades, por la presente en nombre de Su Majestad, hasta tanto se le haga el repartimiento general y yo provea otra cosa, os deposito al Cacique “Uguay", que es en la nación de los Huancavilcas y otro que se llama "Guayaquile", con sus indios, el cual es en la Culata, conforme el libro de repartimiento, y con sus pueblos, con las personas de los Caciques, que son y fueren de adelante, con tanto que dejéis a los dichos Caciques, sus mujeres e hijos y los otros hijos para su servicio, como Su Majestad manda. Y que habiendo religiosos que adoctrinen los indios en las cosas de nuestra Santa Fe Católica, los traigan ante ellos para que sean instruidos en ella. De los cuales dichos indios os habéis de servir en vuestras haciendas y labranzas, y en sacar oro de las minas, con tanto que seáis obligados a adoctrinarlos y enseñarlos en las cosas de nuestra Santa Fe y creencia, y a hacerles todo buen tratamiento, como Su Majestad manda. Y si así no lo hiciereis, cargue sobre vuestra conciencia, y no sobre la de Su Majestad, ni mía, que en su real nombre os los deposito. Y mando al Capitán Francisco de Orellana y a otras cualesquier Justicias de la Villa de Portoviejo, que os pongan en la posesión de los dichos Caciques, luego vista ésta mi Cédula, sin poner en elfo dilación alguna. Fecha en la ciudad del Cusco, en cinco del mes de marzo de mil y quinientos y treinta y nueve años. El Marqués Francisco Pizarro. Por mandato de Su Señoría, Antonio Picado. (1)

En un documento de Diego de Urbina del 20 de Septiembre de 1543, se dice que cuando Sebastián de Benalcázar entró a descubrir y poblar la provincia de la Culata en 1535, buscó un sitio cerca del mar donde pudieran llegar las naves que surtían a los conquistadores de cuanto necesitaban y como el dicho Adelantado no tenía poderes para fundar ciudades, mudó de lugar a la Santiago de Quito fundada por Diego de Almagro el 15 de Agosto de 1534 en las llanuras de Liribamba y la pobló "en el asiento del sitio de Guayaquile..., por las Bocas del Río Yagauchi.

Dicho sitio fue descubierto por el arqueólogo milagreño Julio Viteri Gamboa en el kilómetro 20 de la autopista Guayaquil-Boliche, donde aún se observan las numerosas tolas del pueblo indio del Cacique Guayaquile, cuya historia y demás hechos se ignoran por la oscuridad de esos primeros tiempos y la falta los documentos.

De suerte, que sintetizando la historia de la ciudad de Santiago de Quito, diremos que fue fundada por Diego de Almagro en Liribamba el 25 de Agosto de 1534 y trasladada al sitio del Cacique Guayaquile entre Julio y Septiembre de 1535 por Sebastián de Benalcázar y que, por dicho Cacique, ahora se llama Santiago de Guayaquil

(1) Tomado del libro "La Doble fundación de la ciudad de Santiago de la Nueva Castilla" publicado en 1980 en Buenos Aires, como ponencia presentada al IV Congreso Internacional de Historia Americana por los esposos Adam Szadi y Dora León Borja de Szwsdi.