VOLVER A LOS TOMOS
..............................................................................................................................................................
 

ANTONIO DE HERRERA Y TORDESILLAS
CRONISTA.- Nació en la villa de Cuéllar, Obispado de Segovia en 1549. Hijo legítimo de Rodrigo de Tordesillas y de Inés de Herrera, estudió en España leyes y filosofía y pasó a servir en Italia a Vespasiano Gonzaga Colonna, hermano del Duque de Mantua; y cuando éste fue designado por el Emperador Carlos V, primeramente Virrey de Navarra y luego de Valencia, le acompañó en España como Secretario, desempeñando con acierto ese empleo, por sus cualidades superiores de talento, juicio e instrucción.

Pero Gonzaga enfermó de gravedad y poco tiempo antes de su muerte tuvo a bien recomendarle al rey Felipe II, quien le hizo Cronista de Castilla, para que recopilara y escribiera sobre los hechos más sobresalientes. Así comenzó Herrera sus trabajos históricos que le servirían para cimentar su fama en el orbe americano y español; pues, en 1591 sacó en Madrid sus cinco libros de la historia de Portugal y conquista de las Azores en los años 1582 y 1583.

Su hijo el Rey Felipe III le concedió el hábito de Caballero de la Orden de Santiago y el 15 de Mayo de 1596 lo hizo Cronista Mayor de Indias. En 1598 dio a la luz pública una "Historia de los sucesos de Francia desde el año 1585 hasta el año 1594" en Madrid.

En 1601 inició en la Imprenta Real, por Juan FIamenco, la edición de su monumental "Historia General de los Hechos de los Castellanos en las Islas y Tierra Firme del Mar Océano", en cuatro décadas, desde 1492 hasta 1554, abarcando los dos primeros hasta el 31 y los dos segundos hasta el 54 como quedó dicho. Esta es su obra más importante y la que le ha granjeado justa fama y gran renombre universal, pues ha sido considerada una de las más completas crónicas jamás escritas sobre Indias. Herrera tuvo acceso a todos los archivos públicos y fuentes documentales e historiográficas, utilizó los escritos del Padre Bartolomé de las Casas, las Crónicas de Antonio de Oviedo y de Pedro Cieza de León, copió a la letra la Descripción Geográfica de las Indias de López de Velasco que era inédita y gran parte de las obras del mencionado Las Casas, a la par de otras obras que solo se publicarían muchos años después.

En cuanto al fondo de su Historia, como su título lo indica, solo relata los Hechos de los Castellanos y pasa por alto las creencias y ritos de los indios, que apenas menciona; y como la dividió por décadas, se la conoce con el nombre genérico de "Las Décadas de Herrera".

Igualmente, el año 601, publicó en Madrid una "Historia General del mundo del tiempo del señor Don Felipe el segundo, desde el año de 1559 hasta su muerte".

En 1612 salió su "Tratado, relación y discurso histórico de los movimientos de Aragón, año de 1591 y 1592".

El 15 completó sus primeras cuatro Décadas con otras que aparecieron impresas por Juan de la Cuesta. Para entonces, la primera parte de la obra había sido comentada en el extranjero y en París Nicolás de la Corte empezaba la traducción al francés de los primeros dos libros, que dejó inconclusa a su fallecimiento. La versión francesa recién apareció en 1660 en esa capital.

La segunda edición española, en cambio, fue revisada y publicada en 1729 por Andrés González y existen otras versiones en alemán, holandés e inglés.

En 1621, muerto el rey Felipe III, le sucedió su hijo Felipe IV, quien, 4 años después, nombró a Herrera Secretario del despacho universal, pero éste falleció a los pocos días de haberse firmado el Decreto, sin llegar a posesionarse, el Jueves Santo de 1625, año en que Gaspar Barleo terminaba la traducción del libro primero al holandés, entregándolo a la publicidad en Amsterdam.

También ha quedado de Herrera una "Historia de lo sucedido en Escocia e Inglaterra en los cuarenta y cuatro años que vivió María Estuardo, reina de Escocia", que posiblemente, por su carácter general e informativo sobre un reino tan alejado de España, no interesó a casi nadie en su tiempo y se publicó recién en 1859 en Madrid, como rareza bibliográfica; aún permanecen inéditas su "Crónica de los Turcos" y un "Elogio de la vida y hechos del Licenciado don Cristóbal Vaca de Castro y otros conquistadores de América".

Las Crónicas de Herrera contienen hermosas litografías de los principales Conquistadores de América que han servido para popularizar sus retratos.