VOLVER A LOS TOMOS
..............................................................................................................................................................
 

NEPTALI ZUÑIGA GARZÓN
BIOGRAFO.- Nació en Latacunga el 7 de Julio de 1912. Hijo legítimo de César Zúñiga Vaca, propietario de una tienda en la plaza Matriz, y de Sabina Garzón Martínez, latacungueños.

El quinto de una familia de siete hermanos. Estudió en la escuela fiscal "Simón Bolívar" que dirigía el Prof. Agustín Albán Semanate, descolló como el más destacado alumno y fue designado Capitán de sus compañeritos.

En 1928 Albán le consiguió una beca para el Normal Juan Montalvo de Quito. Por tal motivo viajó a la capital con su madre y hermano Víctor y alquilaron un pequeño departamento porque eran pobres. Su padre había pasado años atrás a la costa y ejercía el comercio entre Guayaquil y Milagro, no volvió a ver a los suyos y murió relativamente joven.

El 29 fundó con Angel Veliz Mendoza un periódico estudiantil. Era estudioso y disciplinado, por la noche aprovechaba la luz del foco esquinero de la Imbabura y Mejía para leer. El 30 triunfó en el Concurso Literario sobre Bolívar y su Obra con un valioso ensayo que lastimosamente ha perdido. De sus maestros César Silva y Oscar Efrén Reyes aprendía mucho. El primero le abrió nuevas perspectivas de tinte socialista y el segundo, con sus clases ilustradas y de gran interés, le llevó por los caminos de la historia.

El 32 ganó un célebre Concurso de Oratoria sobre si la pluma de Montalvo efectivamente mató a García Moreno defendiendo la tesis positiva y recibió varias obras de Gonzalo Zaldumbide.

Ese año se graduó de normalista, contrajo matrimonio con María Jácome Sandoval, fue designado profesor del quinto grado de la escuela municipal "Sucre" de Quito con S/. 175 mensuales de sueldo y comenzó a escribir una Monografía de la Provincia de León (hoy Cotopaxi) que editó a principios del 34 con prólogo de Justino Cornejo. En Abril formó parte del Comité Central pro candidatura presidencial del Dr. Velasco Ibarra.

En Agosto integró la I Comisión de Investigaciones Mentales, conformada por el Ministro de Educación Dr. Reinaldo Espinosa, para viajar a Guayaquil y aplicar a dos mil escolares, el sistema colectivo de tests Kuhlmann-Anderson, adoptado para el Ecuador por César Moya y Juan Diffierding (1) cuyos resultados recién pudo dar a la imprenta en 1940, bajo el título de "Investigaciones mentales en Guayaquil", en 75 páginas.

El 36 se matriculó en el Instituto Superior de Pedagogía y Letras de la Universidad Central y siguió seis años de estudios. Por ese tiempo dirigió la Escuela Preprofesional, anexa a la de Artes y Oficios, con S/. 250 mensuales.

El 37 ascendió a la Jefatura del Departamento de Extensión Cultural y Publicaciones del Ministerio de Educación, llevado por el titular Jaime


(1) La Comisión estuvo formada por los Normalistas Neptalí Zúñiga, Raúl Arias, Julio Tobar Baquero y Néstor Vásconez, trabajó en Guayaquil durante un mes, en trece establecimientos de Educación (3 de Educación Superior, 6 de Media y 4 de Inferior) y los resultados se procesaron en Quito. Como anécdota graciosa cabe indicar que el presidente Velasco Ibarra, al ser informado del viaje y propósitos de la Comisión, sin poderse contener, exclamó: "Mejor, ¿por qué no estudian a los locos de Quito?" causando la hilaridad de los Normalistas presentes, debido a que ya gozaba fama de loco o por lo menos de volado. Durante los trabajos en Guayaquil salió el Ministro Espinosa y fue reemplazado por el Dr. Antonio Parra Velasco, quien siguió apoyando al experimento, que solo sirvió para probar que los estudiantes guayaquileños eran enteramente normales; lo cual sorprendió a los Normalistas quiteños, que ansiaban urgentes cambios pedagógicos, pero desconocían la realidad de la costa.
Chávez Ramírez, de su misma ideología socialista. En dicho cargo fundó las bibliotecas populares, realizó concursos literarios de arte y economía y se mantuvo hasta el 46. Fue un período de grandes realizaciones pues al mismo tiempo que trabajaba y estudiaba, escribió una Monografía de carácter sociológico titulada "Los niños sin hogar", que mereció el Premio de Honor del Concurso permanente de Libros Americanos, realizado el 38 en Matanzas, Cuba.

El 39 pasó por el dolor de perder a su única hija, María Gladys Zúñiga Sandoval, fallecida de tres años solamente, a causa de una bronquitis.

El 40 editó "Fenómenos de la Realidad Ecuatoriana" en 192 páginas, tesis para optar el título de Profesor de Enseñanza Secundaria y Normal, en la especialización de Historia, Geografía y Cuestiones Económico-Sociales. (2)

También logró el Primer Premio en el Concurso Nacional de Biografías organizado por el Colegio Vicente León de Latacunga con su "Vicente León", en 342 páginas que le abrió amplias posibilidades en ese difícil género histórico, en el que tantos lauros recogería poco después, hasta convertirse en el mayor biógrafo del país.

Efectivamente, habiéndose trazado un esquema muy amplio de biografías posibles, se interesó en escribir sobre un indio, un ilegítimo y un blanco y comenzó a investigar sobre Atahualpa, José Mejía y Juan Pío Montúfar, respectivamente.

(2) El Jurado estuvo compuesto por Oscar Efrén Reyes, José Gabriel Navarro y Antonio Jaén Morente, quienes calificaron a la tesis, de ser el libro de un luchador, estudio de realidades históricas, sociales, políticas y educacionales, conceptos y punto de vista del hombre contemporáneo, gran cantidad de trabajo y un deseo patriótico de reivindicación del país. En esa etapa del Instituto Superior de Pedagogía y Letras tuvo por principales maestros a Luciano Andrade Marín, Manuel Benjamín Carrión y nuevamente a Oscar Efrén Reyes.
Entre el 41 y el 43 escribió "Atahualpa o la tragedia de Amerindia" en 515 páginas y prólogo de Isaac J. Barrera, que obtuvo el Primer Premio de S/ 1.000, en el Concurso Nacional de Biografías de 1942, organizado por el Ministerio de Educación. Lamentablemente la obra casi no circuló en el país; pues, su autor, por razones económicas, cedió los derechos a la editorial "América Lee" de Buenos Aires y solo recibió 300 ejemplares a cambio, siendo vendidos los demás en el Perú, país donde triunfó clamorosamente.

El 43 consultó las antiguas Escribanías quiteñas y el Archivo de la Corte Suprema de Justicia, escribió "José Mejía o el Mirabeau del Nuevo Mundo", volvió a obtener el Primer Premio en el Concurso Nacional de Biografías de ese año, recibió numerosos elogios de la prensa y el historiador Alfredo Flores y Caamaño (3) lo felicitó efusivamente y dijo: "Bien se ve que Ud. ha entrado a investigar a los archivos lo que no es común en el Ecuador". Enseguida comenzó su "Juan Pío Montúfar, Primer Presidente de la América Libre" y ganó por tercera vez el Primer Premio del Concurso Nacional de Biografías de 1944. Su Montúfar salió en dos tomitos en cuarto con un total de 599 páginas el 45, pero causó gravísimo escándalo. Existe una segunda edición del 47, en pasta roja, que es la más conocida, en 324 páginas y 4 más sin numerar.

Tantos trabajos biográficos de importancia le dieron gran renombre en el ambiente cívico y cultural del país y unidos a otros de índole histórico como "El asiento de San Vicente Mártir de Latacunga y la Independencia Nacional". "Una provincia olvidada en la Independencia del Ecuador" que obtuvo el Premio Unico del Concurso Nacional de Historia del Ministerio de Educación en 1942 y "El Ecuador Preincaico o el Reino de Quito frente a

(3) Autor de la célebre obra titulada "José Mejía en las Cortes de Cádiz" editada en Barcelona en 1904.

los Incas" que también logró el Primer Premio en el Concurso Nacional de Historia del 43, motivaron a un núcleo de inelectuales, miembros del llamado "Grupo América" a llevarlo a su seno (4)

El 44 se presentó al Palacio Presidencial portando un ejemplar del Atahualpa. El Presidente Velasco Ibarra se emocionó mucho al verle después de nueve años y admirado de que el libro hubiere sido editado en Buenos Aires, le dijo: "Es la misma editorial que publica mis obras. Lo felicito" y desde entonces se le abrió al escritor una perspectiva muy favorable.

A principios de Marzo del 46 Velasco le llamó al Palacio con motivo de la proximidad del Centenario del fallecimiento de Rocafuerte en Lima y le dijo "Es Ud. muy joven, pero confío en la juventud. Ud. me publicará las obras de Rocafuerte". Zúñiga le respondió: "Debo viajar" -"Pues bien, viajará Ud.!-. Prepare inmediatamente sus maletas. Tiene desde ya, pasajes abiertos en avión".

A la semana siguiente se trasladó a Lima, localizó el testamento de Rocafuerte en el Archivo Nacional de Historia y una copia envió a Velasco. Enseguida comenzó a encontrar varias relaciones de Rocafuerte con diversas Casas comerciales. En total estuvo dos meses en la capital peruana,


(4) El escándalo fue más bien social, Zúñiga descubrió en la pag. 254 los pormenores del matrimonio secreto del Presidente de la Audiencia Juan Pío Montúfar y Frasso con Rosa Larrea y Santa Coloma; pues, por expresas disposiciones de las Leyes de Indias, dicha autoridad no podía casar con una vecina de la circunscripción territorial de su gobierno; lo cual había sido ocultado por Cristóbal de Gangotena y Jijón en su Genealogía de la familia Montúfar, publicada en el Boletín de 1919, de la Sociedad Ecuatoriana de Estudios Históricos Americanos, Volumen III, Nos. 7 y 8. Le llevaron sus amigos José Alfredo Llerena, Antonio Montalvo, Gustavo Vásconez Hurtado y Alfredo Martínez y se reunían semanalmente en la casa diagonal al teatro Sucre, propiedad del Grupo América, que aglutinaba por entonces a lo más selecto de la intelectualidad capitalina.
siguiendo a La Habana porque eran conocidas las actuaciones de Rocafuerte en Cuba y localizó los detalles de su participación revolucionaria primero y el juicio que se le levantó en 1819 después. También revisó la colección del célebre periódico "El Argos" y en el archivo nacional sacó una copia microfílmica de dicha publicación en solo dos meses. Entonces pasó a México recibió el apoyo del presidente de la Unesco, tuvo secretaria privada y una orden para que las Bibliotecas y Archivos le dieran facilidades. Obtuvo copia de la representación diplomática en Lonres, el contrato Goldschmidt y la correspondencia oficial en ocho meses.

A principios del 47 regresó a Quito y comenzó el trabajo de impresión de los diecisiete tomos de la "Colección Rocafuerte". (5) Velasco se emocionaba cada vez que salía un tomo y le abrazaba. La obra fue lanzada en una sesión solemne de la Municipalidad de Guayaquil. Zúñiga recibió la Orden Nacional al Mérito en el grado de Caballero y fue designado Secretario en España, donde ejercía José Rumazo González nuestra representación diplomática, como Encargado de Negocios.

(5) La Colección Rocafuerte se compone de los siguientes volúmenes recopilados y publicados por Neptalí Zúñiga, a saber. 1) y 2) Rocafuerte, Perfiles y Posteridad. 3) Rocafuerte y la Democracia de los Estados Unidos de Norte América, en 137 páginas. 4) Rocafuerte y los sistemas políticos de América, Carta de un Americano sobre las ventajas de los gobiernos republicanos federativos en 160 páginas. 5) Rocafuerte y las ideas liberales de América Independiente. Ensayo Político, el Sistema Colombiano, en 216 páginas. 6) Rocafuerte y la Gran Colombia. Ensayo Político, el Sistema Colombiano, en 216 páginas. 7) Rocafuerte y las ideas políticas de México. Ventajas del sistema republicano. Consideraciones generales sobre la bondad de un gobierno. 8) Rocafuerte y las doctrinas penales. 9) Rocafuerte y el periodismo en México. 10) Rocafuerte y la República de Cuba, Carta de un americano a un amigo suyo en 127 páginas. 11) Rocafuerte y el periodismo en Inglaterra. 12) Rocafuerte y quince años de Historia en el Ecuador. A la Nación, en 293 páginas. 13) Rocafuerte y su Obra Pública en el Ecuador, en 239 páginas. 14) Rocafuerte y el ideal religioso del mundo. Ensayo sobre la tolerancia religiosa. 15) Rocafuerte, documentos políticos. Ordinaria seguida por la señora Baltazara Calderón de Rocafuerte contra el Sr. Dr. Dn. Tomás Hermenegildo Noboa. Denuncia de un Impreso, en 302 páginas. 16) Rocafuerte y su obra diplomática en Europa, algunos documentos, en 321 páginas y 17) Testamento de Vicente Rocafuerte.
De inmediato comenzó a investigar en comisión oficial del gobierno en los archivos de Indias de Sevilla, Histórico Nacional, de la Marina, de las Cortes, del Palacio de Oriente, y de la Real Academia de Historia en Madrid; de Simancas en Valladolid y del Servicio Militar en Segovia y en esas labores se encontraba cuando la Municipalidad de Latacunga le encargó que buscara los documentos relacionados con el orígen y la vida de ese antiguo asiento, llamado durante el coloniaje con el nombre de San Vicente Mártir.

En Madrid se mantuvo diez años, durante los cuales llegó a ejercer de Encargado de Negocios ad-interim por ausencia del titular, tiempo que aprovechó para publicar "Caminos de América", "Pedro Vicente Maldonado, un científico de América", obra prologada por el célebre médico Dr. Gregorio Marañón; "El Código Civil Chileno" y "Luis Felipe Borja, Comentador del código Civil Chileno.

En 1957 se separó de su cónyuge y viajó casi sin dinero a Bonn, a investigar la vida del Barón Alejandro de Humboldt, pues un amigo suyo, librero en Quito, le había dicho: "Haz escrito mucho sobre los Caciques del Ecuador, ahora escribe una obra que te dé fama en América. Escribe sobre Humboldt".

Primero estuvo seis meses becado en el Instituto Goethe aprendiendo el idioma alemán. A principios del 58 trabajó en el Instituto Bonn de la Fundación Internacional Humboldt. De allí se trasladó a Berlín, a seguir estudiando la vida del sabio en el Instituto Iberoamericano. Entonces le ocurrió el suceso más portentoso de su vida, que me lo ha referido de la siguiente manera: "Vivía en Berlín Occidental y pasaba diariamente a la parte oriental con mi Pasaporte diplomático, a leer documentos y libros raros en la antigua Biblioteca Prusiana, la segunda de Europa después de la de París. Allí hice amistad con la encargada de la sección Americanista, joven buenamoza, rubia e inteligente, aunque falta de experiencia, a quien obsequiaba con bombones y otras golosinas que no se podían comprar en el Berlín Oriental. Cuando ya se me iba a terminar la beca, se lo dije en son de amistosa despedida y ella me contestó riendo -No se regrese tan rápido porque acaban de llegar tres cajones de Rusia conteniendo papeles que podemos leer. Entre ambos fuimos a abrir los referidos cajones y encontramos los trece tomos manuscritos por Humboldt y empastados de su orden, en 1805, en París (Pastas café, letras negras y títulos en francés). Ella me dijo: —Aquí tiene, puede interesarse. Yo le repliqué, tratando de ahogar mi emoción, para que no la notara— Voy a leerlos con calma. Ella me aconsejó que, siendo tan extensa la obra, pidiera permiso al Director para microfilmar algunos trozos importantes. Conseguida la autorización superior, ella me permitió sacar copia de todo, en el mismo local de la Biblioteca, que es inmensa. El asunto tenía visos de misterio, dadas las tensiones internacionales y las circunstancias políticas extremas, imperantes entre ambas Alemanias".

............................................................................................................................................................................