VOLVER A LOS TOMOS
..............................................................................................................................................................

CAMILO PONCE ORTIZ
POLITICO.- Nació en Quito y fue bautizado en el Sagrario el 3 de Septiembre de 1.829. Fueron sus padres legítimos Nicolás Clemente Ponce Pérez, Prócer de la Independencia en 1.812 contra las tropas del Presidente de la Audiencia Toribio Montes, Teólogo y Asesor de los Obispos y de los primeros Arzobispos de Quito, dueño de una casa en la Cuenca y Chile frente a la portería de la Merced y de María Dolores Ortíz de Zevallos y Camacho, quiteños, acomodados propietarios agrícolas.

Fue el Sexto de una larga familia formada por once vástagos. Estudió la primaria en la escuelita de la Merced con el Padre Mariano Auz y la secundaria con Buenaventura Proaño. Más tarde cursó Filosofía y Matemáticas en el Colegio de San Fernando. Su Profesor Manuel Angulo le cedía a menudo la palabra para que explicara Algebra y Geometría. Finalmente ingresó a la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad Central donde su Profesor de Ciencias Políticas, Rafael Carvajal, le consideraba el único alumno que discernía los principios valederos y los erróneos que se dictaban en dicha Universidad. Era, además, el primer alumno en Economía Política, aficionadísimo a la Literatura Clásica y se ejercitaba en prosa.

El 25 de Diciembre de 1.850 se graduó de abogado y en 1.852 contrajo nupcias con su prima hermana Carmen Ponce Espinosa, tendrán larga descendencia en su casa de la calle Rocafuerte y Guayaquil vecina al Sagrario.

Su biógrafo Dr. Fernando Jurado Noboa anota que era hombre afable aunque firme en su voluntad y decisiones, de allí que se le considerara persona de una sola pieza. Ese año aplaudió al Partido Ministerial de Urbina con su primo José Modesto Espinosa Espinosa y algunos parientes más que pasaban por liberales, cuando se expulsó a los Padres Jesuitas.

En 1.855 fue designado Oficial Mayor (actualmente sería Subsecretario del Ministerio del Interior) por el titular Dr. Marco Espinel Endara. En 56 siguió en funciones con los siguientes Ministros General Antonio Mata Viteri y Dr. Ramón Borja Esparza. En 1.857 volvió a la Cartera el General Mata. El 58 le correspondió redactar el Mensaje al Congreso en que el ejecutivo pedía las Facultades Extraordinarias y al producirse la falsa de acusación del senador Gabriel García Moreno, que el Presidente Francisco Robles había querido negociar las islas Galápagos, renunció el Ministro Mata y fue sucedido por Espinel, que a fines de año también se excusó, quedando Ponce encargado de los portafolios del Interior y Relaciones Exteriores.

Entonces ocurrió que la oposición comenzó a discutir el proyecto para retirar las Facultades Extraordinarias conferidas al gobierno y llegó a Quitó la noticia de que el vapor peruano Amazonas había arribado a Guayaquil y amenazaba con el bloqueo y bombardeo. Esta actitud produjo indignación general en la república. El Presidente Robles y el General Urbina reunieron nuevamente al Congreso para exigir el retiro del proyecto formulado en el Senado por García Moreno.

Ponce concurrió con este objeto a las Cámaras convertido en Ministro y habló con mucho énfasis de los peligros que amenazaban a la Patria y de la necesidad de una defensa vigorosa para salvar a Guayaquil pero el Congreso no se dio por convencido y llevó adelante la revocatoria, Urbina abrazó al joven Ponce, le felicitó por su discurso y predijo que sería mas adelante el Mirabeau del Ecuador.

Al producirse el triunvirato de Quito formado por García Moreno, José María Avilés Pareja y Pacífico Chiriboga, el Ministro Ponce cesó en funciones y se retiró a su estudio profesional. Tres años después, a raíz del desastre militar ecuatoriano en Cuaspud, el 14 de Diciembre de 1.863, frente a Colombia, volcada la opinión pública contra el Presidente García Moreno por habernos llevado a tan desastrosa confrontación armada, se reunieron secretamente Manuel Gómez de la Torre, Camilo Ponce, Aparicio y Amadeo Rivadeneira Ponce, los Canónigos Pablo Guevara, Nicolás Rivadeneira, Nicolás Rodríguez y Antonio Martínez y juntaron una buena suma de dinero que pusieron en manos de un zapatero intrépido, caudillo de un grupo de entusiastas hombres del pueblo, para matar al tirano en el puente del Machángara el día en que partiera a Guayaquil, viaje que en breve debía realizar, pero como el zapatero enfermó de gravedad y murió casi enseguida, aborto la conspiración.

La noticia del complot se regó por la ciudad en todos sus detalles. Poco después Ponce ocupó el Ministerio de Hacienda que le propuso García Moreno, enterado ya de todo, pues quería hacerlo su partidario.

En 1.866 fue Presidente fundador de la Conferencia de San Vicente de Paúl. El 67 salió electo Diputado por el Pichincha y presidió la Cámara. Este Congreso fue célebre por la calidad de sus miembros y porque descalificó al Diputado García Moreno, que con argucias y trampas había querido desplazar a su antiguo profesor Dr. Manuel Ángulo, quien había obtenido mayoría de votos en las elecciones.

En Febrero de 1.868 fue designado Ministro del Interior por su pariente el Presidente Dr. Javier Espinosa, hombre ecuánime que se autotitulaba liberal católico. La política del país marchaba entre dos fuerzas antagónicas. La representada por García Moreno que aunque retirado a la hacienda Guachalá lideraba a los terroristas y sostenía un sistema político violento y opresivo La de los liberales católicos con Pedro Carbo a la cabeza que agrupaba a lo mejor del país. En Guayaquil al Dr. Francisco Javier Aguirre Abad. En Quito a Manuel Angulo, Javier Endara, Javier Espinosa. En Cuenca a Benigno Malo, Ramón y Antonio Borrero, etc., que deseaban la paz y el progreso para la República. Los urbinistas, por estar exilados en Paita y Piura, no contaban para nada ni constituían una fuerza política.

El gobierno trataba de sortear los escollos que se presentaban entre dichos extremos políticos, el Presidente mantenía una genuina neutralidad como se vio de manifiesto con ocasión del terremoto de Ibarra, que designó a García Moreno para que actuare frente a la tragedia y dispuso que Carbo escogiera los donativos guayaquileños para auxiliar a las víctimas.

Tan tinosa política comenzó a desmoronarse en Octubre cuando los liberales lanzaron la candidatura presidencial del Dr. Aguirre Abad que obtuvo el apoyo mayoritario nacional, en tanto que García Moreno, viendo su impopularidad, recién pudo lanzar la suya el 28 de Noviembre y al darse cuenta de que iba a perder largo, pensó en el atajo inmoral de una revolución, intrigando a través de José Modesto Espinosa, que ya era de su partido.

Puestos de acuerdo Espinosa y el Ministro Ponce en los detalles, llegó la noticia a oídos del Presidente, quen se indignó considerándose traicionado por su propio hermano a quien había criado como hijo desde niño por ser mayor a él y por su Ministro, a quien reclamó, obligándole a renunciar. Entonces García Moreno, movido por su carácter siempre autoritario, pidió la reposición inmediata de Ponce. En igual sentido se pronunciaron José Modesto Espinosa que había vuelto a gozar de la protección del generoso Presidente, su Confesor el Padre Cruciani y el Nuncio Apostólico Monseñor Tavani, quienes lejos de guardar la neutralidad propia de sus condiciones de sacerdotes extranjeros lucraban en política, interviniendo a gusto y placer. A todos dijo que no el sencillo Presidente, sin considerar que su negativa adelantaría cualquier golpe, como efectivamente ocurrió en la madrugada del 16 de Enero de 1.869. (1)

En 1.871 adquirió la hacienda Ichimbía en San Blas al lado de Quito. El 77 lideró con Rafael Carvajal la revolución que el día 4 de Mayo iba a estallar contra el Presidente Ignacio de Veintemilla y que abortó antes de eso. Ponce era un agricultor a medio tiempo pues tenía. Estudio Profesional. Su situación económica había mejorado con el arrendamiento de numerosas haciendas a la Curia capitalina, de la que era uno de sus abogados principales. En 1876 colaboró en el Gobierno del Presidente Antonio Borrero por amistad con José Rafael Arízaga y a la caída del régimen se asilaron en la embajada de Colombia por varias semanas. El 14 de enero firmó el acta de pronunciamiento de Quito contra Veintemilla, luego fue electo Miembro de la Asamblea Nacional Constituyente y abogó por la abolición del concertaje indígena, para aprobar los decretos de construcción de la Basílica Nacional en Quito y para llegar a un Acuerdo con la Santa Sede sobre el cobro y distribución de los Diezmos y Primicias de los que también participaba el Estado a costa de la agricultura del país y especialmente de las Comunidades que eran las más perjudicadas.

Ese año ocupó el rectorado de la Universidad de Quito y al serle presentado el programa del partido republicano, redactado por Juan León Mera, para "Unir a todos los hombres honrados con exclusión de los radicales que jamás pueden ser honrados" (Sic). opinó que estaba de acuerdo "pues la verdadera libertad es hija del catolicismo y solo a su sombra puede desarrollarse y vivir.


(1) Fue tan grande el golpe moral que recibió el Presidente Espinosa, que se recluyó en su domicilio y no quiso salir de él, falleciendo a consecuencia de un masivo infarto en 1.870 al año justo de su caída.

En 1887 presidió la Cámara del Senado y fue candidatizado a la presidencia de la República por el Partido Conservador, que se había quedado retrasado en la marcha de las ideas políticas del país y del mundo frente a un nuevo partido Progresista que armoniza la religión con la Civilización.

Producidas las elecciones perdió frente al candidato oficialista Dr. Antonio Flores Jijón y pasó a la oposición con los liberales Radicales de Eloy Alfaro, pues los del ala de Pedro Carbo marchaban casi de acuerdo con las días del Progresismo.

En 1.889 inició una dura campaña contra el Presidente Flores Jijón, atacando sus planes de gobierno y su ambicioso programa de obras públicas, especialmente la construcción del ferrocarril que iba de San Miguel de Chimbo a Riobamba. En Mayo del 90, cuando Jorge Swieykowsky, apoderado del Conde D' Oksza, remitió al Ministro de Hacienda, Francisco Campos Coello, el proyecto de un Contrato que abarcaba la Conversión de la Deuda Externa ecuatoriana como requisito sinecuanom para conceder el crédito al ferrocarril, a fin de que fuera presentado al Congreso Extraordinario del 15 de ese mes; Ponce alegó que el depósito efectuado por D'0ksza, de dos millones de francos en un banco parisino, habíase realizado sin el conocimiento de nuestro Cónsul Clemente Ballén y no se sabia si era en efectivo o en valores fiduciarios, pues los telegramas de Ballen no lo explicaban.-

Enseguida, abrió agria polémica contra el sabio jesuita Padre Juan Bautista Menten, Director de Obras Públicas, con motivo del precio acordado por cada kilómetro en dicha construcción y en 1.891 editó "El Contrato D´Oksza ante el Consejo de Estado, sobre la concesión al Conde Tadeo D´Oksza para la construcción del ferrocarril San Miguel de Chimbo- Riobamba" en 134 pags.

Rotas las hostilidades, no trepidó en editar el 18 de Abril de 1.892 una hoja insultante "La Argolla", opuesta al consorcio económico guayaquileño Stagg Caamaño y a la amplia parentela del Presidente Flores Jijón que prácticamente gobernaba el país.

Dicha hojita contenía una serie de preguntas insidiosas de sarcásticas alusiones a parentescos verdaderos - allí estaba lo fuerte- del citado Presidente, con varios inversionistas y contratistas nacionales- El escándalo fue inmediato y duró mucho tiempo porque, a poco, apareció un folleto del mismo titulo y redactado por uno de sus sobrinos, Nicolás Clemente Ponce Borja, donde se reproducía la hoja suelta y se agregaban nuevas invectivas, con razones valederas que conmocionaron la conciencia política del país.

El Presidente Flores Jijón había sido aludido en lo mas vivo de su ser replico con “Nuevo reto a mis calumniadores" Otro tanto lucieron el Cónsul Clemente Ballén y José María Borja Pérez, quienes esgrimieron argumentos técnicos, claros y concluyentes, defendiendo el proyectado ferrocarril y el Contrato D´Oksza: sin embargo de lo cual Ponce contratacó con "La Argolla y el Nuevo Reto del Dr. Antonio Flores" en 1.892, en 94 pags. y un Apéndice también suyo de 18 pags. Esta polémica amargó sobremanera al gobierno y causó desprestigio en el país y aún en el exterior, pues Flores Jijón pudo defenderse con razones económicas solamente, sin desvanecer los parentescos y por ende la falta de delicadeza de sus agnados y cognados, que lucraban.

Así las cosas, en 1891 surgió el entente entre Liberales y Conservadores a favor de Ponce para oponerse a la subida de otro Progresista. Muerto el candidato General Francisco J. Salazar de fiebre amarilla en Guayaquil el 21 de Septiembre de ese año, fue reemplazado por el Dr. Luis Cordero, también oficialista, quien ganó las elecciones presidenciales de Enero de 1.892 por 32.467 votos contra el oposicionista coaligado liberal-conservador Camilo Ponce Ortiz que obtuvo según cómputos del gobierno solamente 27.842.

En marzo y junio de 1.894 asistió como plenipotenciario Ad-Hoc del Ecuador a las reuniones celebradas en Quito con el Ministro del Perú Emilio Bonifaz, a fin de suscribir un convenio adicional al celebrado en 1.887, para concederle al Rey de España las facultades de arbitro de equidad y no de derecho, pero como Bonifaz no estaba autorizado, prometió llevar la fórmula a conocimiento de su cancillería y no se resolvió nada.

Al poco tiempo se conoció el vergonzoso negociado de la bandera y suscribió con el liberal Luis Felipe Borja Pérez un Manifiesto, anatemizando dicho crimen, que conmovió a la conciencia nacional y trajo como consecuencia numerosas manifestaciones de protesta, que se fueron haciendo cada vez más violentas y degeneraron en actos subversivos. El Arzobispo Pedro Rafael González Calisto, ante los graves disturbios nacionales, pidió en la Pastoral del 28 de Enero de 1.895, que se conservara la calma, pero ya era tarde. El 2 de Febrero Ponce hizo circular una Hoja Volante exigiendo la renuncia del Presidente Luis Cordero. El 17, el Concejo Cantonal de Quito presidido por su pariente el Dr. Aparicio Rivadeneira Ponce, hizo colocar coronas fúnebres al pie del Monumento a Sucre en la plaza de Santo Domingo. El Ejecutivo lo confinó a Riobamba con Camilo Ponce, Camilo Daste, Ramón Aguirre y otros dirigentes conservadores por tres semanas, regresando a Quito el 5 de Marzo que se les levantó la orden. Mientras tanto la Columna Victoria se había sublevado en Ibarra al grito de "'Viva Camilo Ponce" y aunque el 26 de Febrero atacaron Tulcán, no tuvieron éxito.

El Canónigo de la Catedral de Quito, Juan de Dios Campuzano, lanzó un folleto incendiario titulado "Censura de los actos administrativos" que causó conmoción en la opinión católica y conservadora del país, precipitando un alzamiemo la noche del Miércoles Santo 10 de Abril al grito de "Viva Camilo Ponce” que obligó al Presidente Luis Cordero a salir con dos de sus hijos a combatir con el arma al brazo en las calles. El desconcierto en las filas gobiernistas era tan grande que cuando los soldados se chumaban lo hacían cantando "Viva Cordero/ grito nomás/ Camilo Ponce/ me gusta más. "//El 11 fue allanada la casa de Ponce en la calle Rocafuerte y como no lo hallaron porque se había escondido en "Las Herrerías" destruyeron su valiosa biblioteca. El Arzobispo González Calisto, que no quería más bullas, mandó a recoger las ediciones del folleto de Campuzano y hasta le endilgó en privado una soberana repucheta, lo mismo que al Padre Segundo Alvarez Arteta, que desde el pulpito en Ambato se había lanzado contra el gobierno y después publicó el sermón en hoja volante. Malos ejemplos - según el prelado- que se prestaban para que otros sacerdotes hicieran lo mismo, (2)

I como la situación en la costa había salido de las manos del gobierno, y existían varias montoneras que asolaban los campos, Cordero terminó por excusarse el día 15, ante el Consejo de Estado, que designó en su reemplazo al Vicepresidente Dr. Vicente Lucio Salazar. Este formó gabinete con Ponce en el Ministerio del Interior, Carlos Pérez Quiñónez en Instrucción Pública, Rafael Barba Jijón en Relaciones Exteriores, Pedro Ignacio Lizarzaburo en Hacienda y José María Sarasti en Guerra y Marina. Al momento de publicarse el bando hubo gritos hostiles de "Abajo Ponce" posiblemente lanzados por algunos malquerientes progresistas y el aludido se negó a posesionarse.


(2) Habiéndose encontrado casualmente en la Plaza Mayor de Quito Ponce y Campuzano, se habían saludado así: —Buenos días señor Presidente de la República —Buenos días Ilustrísimo señor Arzobispo, Pues Campuzano constaba primero en la terna presentada para el Obispado de Ibarra que era como el paso previo al Arzobispado quiteño y Ponce era el candidato fijo para ocupar la Presidencia de la República, pero la suerte les jugó a ambos una mala pasada.

El nuevo Gabinete convocó a elecciones presidenciales para el 28 de Mayo y tranzó con Julio Andrade y con Emilio María Terán alzado en armas en Ambato, para que volviera la paz a la República.

Tan buenas disposiciones políticas se vieron empañadas por el súbito derrame cerebral del Encargado Salazar y en su reemplazo fue llamado el Dr. Carlos Matheus y Pacheco, Presidente de la Cámara de Diputados, que gobernó solamente días pues le reemplazó el Dr. Aparicio Rivadeneira Ponce.

En Guayaquil se insubordinó el populacho que lanzó las urnas a la ría. El 4 de Junio la prensa clamó para que el Gobernador del Guayas Dr. Rafael Pólit y el Intendente General de Policía General Reinaldo Flores Jijón, depusieran sus cargos ante una Junta de Notables, como efectivamente sucedió, emigrando con sus familias.

En la mañana del 5 los soldados del cuartel de Artillería al saberse abandonados por sus jefes se fueron a la sierra. El acta de Pronunciamiento de Guayaquil fue hecha por Luis Felipe Carbo y Amador a las doce de la mañana del día cinco de junio en el despacho de la Gobernación y comenzó a ser firmada enseguida. Alfaro resultó electo Jefe Supremo de la República y no Darío Morla como al principio se había pensado, pues no teniendo mando militar hubiera hecho un papel muy desteñido. Camilo Ponce, Darío Moría, José María Sáenz y Eloy Alfaro habían sido los cuatro precandidatos del día anterior.

La revolución trajo como consecuencia el debilitamiento de la posición política de Ponce y de los conservadores de la sierra, que abocados a un enfrentamiento armado con los liberales de la costa, tuvieron que dejar a las armas la definición de tan delicada crisis.

Después de Gatazo, Camilo Ponce pasó a la penumbra, su hora triunfal había transcurrido y ya nadie se acordaba del viejo político conservador. Otras figuras tomaban relieve y ocupaban el candil de la política nacional. Por eso, quizá entristecido por el injusto abandono, vivió los últimos años de su existencia en el retiro de la vida privada, del estudio, la agricultura y sin ser molestado por el gobierno, hasta que ocurrió su muerte el 2 de junio de 1.900, de solo 61 años de edad y fue enterrado en la Capilla de las Almas de la Catedral de Quito.