VOLVER A LOS TOMOS
..............................................................................................................................................................

GASPAR DE ESCALONA Y AGUERO
JURISTA.- Nació en Lima en 1.598 (1) en hogar de padres nobles y pudientes que posiblemente viajaron por el territorio sudamericano con sus hijos, pues hay constancia histórica de su presencia en Riobamba y en La Plata.

Estudió en Lima y asistió a la Universidad de San Marcos, allí tuvo por condiscípulo a Antonio de León Pinelo. Graduado de Abogado, desempeñó el Corregimiento de Jauja y la Gobernación de Castrovireyna, donde fue designado Juez pesquisidor de la causa seguida en Huamanga contra su Corregidor Esteban López de Silva. Después fue Procurador General del Cusco, Visitador de las Reales Cajas de Trujillo, Defensor de los presos de la Inquisición.

Se le reputaba uno de los mejores y más eruditos abogados y en 1.646 viajó a España a dirigir la impresión de su obra "Gazophilatium regium Peruvicum, in quo ommes material spectantes ad administrationem jurium regalium regni Peruviani latissime…. pertactantur", impresa al año siguiente en Madrid en latín y castellano. Su contenido abraza las materias de justicia, gobierno, hacienda y guerra en que están compendiadas las Ordenanzas del Virey Francisco de Toledo y otras y se divide en tres partes: 1) Trata sobre la administración por mayor y menor del Real Patrimonio de la provincia del Perú, 2) De su cuenta y circulación, y 3) Del aumento y conservación de las rentas y derechos reales. En 1.775 apareció una segunda edición.


(1) Antonio de Alcedo le hizo nacer en La Plata Pablo Herrera por Riobamba, pero la moderna investigación se pronunciado en Lima.
El Gazopilacio está considerado un libro ameno a pesar de los temas abstractos que contiene las ropas de contrabando (sin registro) el comercio de géneros, etc. Rememora episodios de otros tiempos y naciones, abomina de los indios y peor de los negros, a quienes acusa de pestilentes por andar siempre en multitud. Escritor regalista, todo en él se origina y termina en el príncipe y hasta sus errores le son simpáticos, de suerte que no debe extrañar que Felipe II le designara Oidor de la Audiencia de Chile y en el desempeño de dichas funciones falleció en Santiago en 1.659 de 61 años de edad, dejando las siguientes obras en folio y manuscritas: 1) Compendio de las Ordenanzas de Minas dictadas por don Francisco de Toledo, 2) Del oficio del Virrey, 3) Parecer sobre la prohibición de extranjeros en Indias, 4) De las apelaciones de los Virreyes a las Audiencias.

Del capitán Juan de Escalona y Aguero, posiblemente hermano suyo, que solía hacer poesías culteranas, ha quedado un soneto en alabanza al sermón del Dr. Francisco Rodríguez sobre Santa Gertrudis.