VOLVER A LOS TOMOS
..............................................................................................................................................................

GABINO DE GAINZA Y FERNANDEZ-MEDRANO
PROCLAMADOR DE LA INDEPENDENCIA DE CENTROAMERICA.- Nació en Pamplona, capital de Navarra, España, el 25 de Octubre de 1.753, hijo legítimo de José Javier de Gainza y Monzón, señor del Palacio de Gaínza, en el valle de Arraíz y de Eulalia Fernández- Medrano y Jiménez de Tejada, sobrina nieta de fray Francisco Jiménez de Tejada Gran Maestre de la Orden de Malta a principios de siglo XVIII.

Siendo el segundo hijo fue destinado a labrarse un porvenir con sus propias manos. El Palacio Familiar, algo viejo y empobrecido, sería algún día de su hermano mayor y por ello, de escasos dieciseis años, en 1.769, sus padres le costearon los estudios militares e ingresó de cadete al regimiento de Infantería de Soria. Pronto ascendió a Subteniente de Bandera, luego a teniente y a Capitán en 1.779, haciendo guarnición en la plaza fortificada de Orán en Africa.

En 1.780 asistió al bloqueo de Gibraltar en poder de los ingleses pero lo levantaron sin éxito. Entonces embarcó en la flota del General Victorio de Navia con destino a las colonias inglesas en Norteamérica en guerra por su independencia. España y Francia se habían unido contra Inglaterra. Gaínza residió en la Florida y combatió a los ingleses en el fuerte de Pensacola, permaneciendo aislado mas de once días en una de las trincheras, con varios compañeros de armas, sin vituallas ni provisiones, hasta que fueron rescatados. Poco después pasó a Mobile, al servicio de las colonias americanas, actuó en las batallas navales del archipiélago de las Bahamas contra la flota de Inglaterra, fué herido en un hombro.

En 1.782 estaba en la Habana haciendo vida de cuartel por cinco años, alternando con la sociedad de la isla y trabó amistad con numerosas damas de la aristocracia, llegando a comprometerse secretamente en matrimonio y cuando estuvo a punto de solicitar el permiso del Rey Carlos IV, los planes fueron descubiertos y sus superiores lo alejaron con destino a Madrid, a donde arribó en 1.787, residiendo en la corte por varios meses.

Allí recibió el nombramiento de Edecán adjunto al Brigadier Carlos del Corral, designado Jefe Militar del Distrito del Cusco en Perú, para sofocar el levantamiento del Cacique de Tungasuca, José Gabriel Condorcanqui, mejor conocido como Tupac Amaru, quien mantenía a las autoridades de esas regiones en constante amenaza.

Corral y Gaínza partieron de la Coruña, vía Panamá, Guayaquil y Lima y arribaron a la capital virreynal en 1.788, cuando Tupac Amaru había sido ajusticiado. Gaínza recorrió el distrito como Asesor del Brigadier Corral y muerto este, fué electo Teniente Coronel del Ejército y secretario de la Subinspección militar. En 1.792 ingresó a la Orden de Malta, también llamada de San Juan de Jerusalem, como caballero de Justicia, recibiendo el manto y la cruz. En 1.796 fué denunciado a la inquisición del Cusco por tener en su casa libros como "Pan y Toros" de Jovellanos. Ese año ascendió a Comandante General de Trujillo en el Perú, con la obligación de fortificar y defender las costas del norte del ataque de los ingleses, nuevamente en guerra contra España, debiendo despejar los mares en esa zona para que no se interrumpa el comercio de Lima con Túmbez, Guayaquil y Panamá.

En 1.799 reforzó las guarniciones militares de los ríos Santa Marta y Túmbez, apresó a una fragata ballenera inglesa, destruyó a una goleta corsaria y visitó por tres veces Guayaquil.

El 25 de Octubre, a los 46 años de edad, contrajo matrimonio en la Iglesia Matriz de Guayaquil con Gregoria Rocafuerte y Bejarano, de solo 20, estableciéndose en el puerto. Con el paso del tiempo nacerán seis hijos, una de ellas, Pepita Gaínza, será la novia platónica del General Sucre.

En 1.804 pacificó a los indios insurrectos de Lambayeque, luego fue Jefe Militar de la Provincia de Trujillo, fortificó el puerto de Paita y apresó varias goletas inglesas. En 1.805 fue Comandante Militar y Juez Real de la Provincia de Chancay y Mayor General del Ejército.

Con título de Teniente Coronel servía en el Real de Lima cuando a su Jefe Manuel González lo enviaron a Filipinas, Gaínza tomó el mando del cuerpo y habiendo muerto Pareja en Chile en 1.810, confeccionó un amplio Plan de Operaciones Militares para obtener la paralización de la marcha del ejército argentino sobre Chile y Perú, que fue aprobado por Fernando VII. El Virrey lo nombró jefe de campaña y viajó a Chile a bordo de la corbeta "Sebastiana" con 100 hombres, 5 artilleros y 2 cañones y arribó al Arauco sin novedad, luego cruzó al río Bio Bio y pasó a Chillán que fortificó. Allí le entregó el mando al Coronel Juan Francisco Sánchez.

En 1.811 abrió operaciones contra los insurgentes y obtuvo las victorias de Gamero y Talca, restableciendo las comunicaciones entre Talcahuano y Lima, largamente interceptadas. Por estos triunfos recibió el título de Brigadier de los Reales Ejércitos y se convirtió en el primer militar del Virreynato en rango de autoridad.

Prosiguiendo la campaña avanzó a Membrillar en la provincia de Concepción, donde lo esperaba el General Jhon Mac Kennan, apostado ventajosamente en el cerro de Ranquil Gaínza atacó con efectivos inferiores, la lucha fue tenaz, se acometieron ambos bandos con fiereza y al caer la tarde los españoles y Gaínza a la cabeza fueron tomados prisioneros en el campo de batalla. Entretanto habían salido del Callao la Fragata Prueba y la Corbeta Cherub en las que viajaba el Comodoro Hillyar, norteamericano que ofreció sus servicios como mediador. Abascal aprobó el acuerdo. Por conducto de mediadores los canjearon en mayo de 1.814 en Lircay, firmando Gaínza y O' Higgins pero Abascal rechazó esas negociaciones y envió al Brigadier Osorio.

De regreso a Lima sufrió Consejo de Guerra que lo liberó de culpa pero no fue repuesto en el mando. En 1.816 estaba en Madrid donde informó sus Méritos y Servicios pleiteando ante el Consejo de Indias, hizo un recuento de sus actuaciones en la Florida, Cuba y Perú y luego de casi cuatro años de gestiones consiguió ser designado Subinspector Militar de Guatemala, país al que arribó en Junio de 1.820, presentándose ante el Capitán General Carlos de Urrutia y Montoya, su compañero de armas en la juventud.

En Agosto Urrutia sufrió un derrame cerebral y el 9 de Marzo de 1.821 resignó el mando en Gaínza, que pasó a Presidente, Gobernador y Capitán General de la Audiencia de Guatemala, en el interim, mientras duraba el reposo del propietario.

Semanas después los revolucionarios guatemaltecos agitaron las provincias. Julio y Agosto fueron meses álgidos y el 15 de Septiembre el Cabildo de Guatemala promovió una asonada. Gaínza fue llevado al balcón y obligado a proclamar la independencia de dicha audiencia, que entonces comprendía desde Guatemala al norte hasta Costa Rica al sur. El Cabildo acordó que Gaínza continúe con sus poderes "Hasta tanto se estructure el nuevo estado de cosas".

El 14 de Enero de 1.822 llegó a Guatemala con toda la pompa del caso Gregoria Rocafuerte de Gaínza acompañada de sus hijos. Al día siguiente 15 de Enero, el Oydor Mariano Beltranena, movido por el Marqués de Aycinema y su tío, entonces Fiscal de Ayuntamiento, armaron otra algazara al pie del palacio. Gaínza trató de huir pero fue apresado y en el forcejeo y discusión Beltranena se abrió la casaca y le enseñó una pistola. Gaínza estaba desarmado y cedió ante la fuerza, firmó el acta de adhesión de Centroamérica al recientemente creado Imperio Mexicano de Agustín de Itúrbide y siguió en el mando, pero sin efectivos militares.

Tratando de agradarle Itúrbide lo nombró Caballero Gran Cruz de la Imperial Orden de Nuestra Señora de Guadalupe. En Junio lo llamó a su lado y le confirió el grado de Teniente General y Ayudante de su Majestad el Emperador; con tal motivo el 6 de noviembre de 1.822 Gaínza arribó a México y tras la caída del imperio murió en 1.829 en dicha capital, pobre y olvidado pero en medio de los suyos. Su viuda regresó a Guayaquil portando numerosas condecoraciones y un acuerdo del cabildo de Guatemala que le concedía a su marido, desde 1.821 y de por vida, una pensión militar de 10.000 pesos anuales, en justo premio a sus méritos. ¡Lástima que jamás llegaron a efectivarse dichos pagos!.