VOLVER A LOS TOMOS
..............................................................................................................................................................

VICTOR MANUEL RENDON PEREZ
DIPLOMATICO Y ESCRITOR.- Nació en Guayaquil el 5 de Diciembre de 1.859. Hijo legítimo de Manuel Eusebio Rendón Treviño y de Delfina Pérez Antepara. El padre rico comerciante y propietario de las haciendas San Pablo, Hacha, Caoba, Gadúas, Almacigal en la zona de Balzar, con más de un millón de matas de cacao sembradas en las riberas de ese río. Además, dueño de uno de los principales almacenes de ropa confeccionada para hombres que había en Guayaquil. Filántropo sin ostentación y miembro prominente del partido Liberal. Escritor antijesuíta, dueño de una imprenta, editor de varios periódicos y opositor a la dictadura garciana. Formó parte de la conspiración de 1.865 que hubiera estallado a favor de Urbina de no haberse producido el combate de Jambelí. Meses después viajó con su familia a Francia, huyendo de las contínuas epidemias que azotaban nuestro puerto y se establecieron en París. Su candidatura a la presidencia de la República fué proclamada en el seno del partido Liberal en 1.888. La madre, '"virtuosa y amable", excelente pintora naturalista, cuyos cuadros obtuvieron una Mención de honor Post Mortem en la Exposición Universal de París de 1.900. Ambos se quisieron entrañablemente "Como si hubieran sido hechos el uno para el otro".

Recibió las primeras letras de su madre y tía materna la poetisa y dramaturga Carmen Pérez de Rodríguez Coello. En 1.872 ingresó en el célebre Colegio "Stanislas" como alumno externo, quedando inscrito su nombre en el Libro de Oro de los mejores estudiantes. Entonces comenzó a escribir poesías románticas en francés. También era pianista y compositor pues había estudiado armonía con el famoso músico holandés Ten Brink y en piano había ganado varios premios en la Institución de Sainte Marie. De esa época es su drama "La muerte de Velada" perdido posteriormente.

En 1.879 viajó a Guayaquil por la ruta de Panamá y permaneció en el puerto seis meses conociendo y tratando a sus parientes. En 1.880 ingresó a la facultad de Medicina de la Universidad de París y fué agregado a la legación diplomática de Guatemala. En 1.882 publicó "Notes de Mon Carnet" con crónicas. Hizo prácticas en los Hospitales y la Asistencia Pública francesa le otorgó una Medalla de Bronce.

"Excesivamente sensible, su conducta rayaba a veces en la timidez, emotividad que le obligó a prescindir del arte del cirujano y a dedicarse exclusivamente a la medicina". Su tesis doctoral tituló: "Fiebres de surmenage", fué aprobado con tres sobresalientes y publicada en 1.888 en París. El libro circuló en el Ecuador y el Dr. Manuel María Casares profesor de Patología General, Nosografía y Anatomía Patológica en la Universidad Central, tradujo al español los capítulos más importantes y los comentó en la revista "Anales de la Universidad de Quito" ese año.

El 89 terminó sus estudios y regresó a Guayaquil, visitó sus haciendas, se extasió en la belleza del trópico y de la selva y ejerció exitosamente su profesión. Entre sus pacientes se contó Baltazara Calderón de Rocafuerte, considerada no sin razón la primera dama del puerto. Sus amigos le llevaron de Concejal y ocupó la Vicepresidencia del Club de la Unión.

En el interim se había enamorado de María Morla, pero habiendo empeñado su palabra de matrimonio a María Seminario Marticorena regresó a París en 1.891, se casó, fueron muy felices y tuvieron los siguientes hijos: l)Miguel, hombre de letras, francés, 2) Manuel, célebre pintor de fama internacional, miembro de la Ecole de París en los años 20, casado con Paulette Everard Kiefer, autora de "Galápagos: Las últimas islas encantadas". 3) Teresa, casada con un primo hermano José Miguel Seminario de la Cerda, padres de Mercedes y Femando Seminario Rendón, con sucesión en Niza, 4) Margarita y 5) Isabel, monjas y Hermana de la Caridad.

En 1.892 editó su poema en francés "Amada" dedicado a su hermana Amada Rendón de Barreda. El 95, el General Eloy Alfaro, Presidente del Ecuador, le designó Cónsul General en París. El 96 editó "Documentos para la Historia del Ecuador" en 40 págs. El 99 fué nombrado Comisario General del Ecuador en la Exposición Universal de París y miembro del Jurado Internacional. En 1.900 editó "La República del Ecuador en la Exposición Universal", folleto ilustrativo con numerosas fotografías de ese evento y pormenores sobre el stand del Ecuador.

En 1.901 el partido Liberal le designó precandidato a la presidencia de la República con Leonidas Plaza y Abelardo Moncayo. Entonces declaró que no era político y que jamás aceptaría tal designación. Entre 1.903 y el 14 fue Ministro Plenipotenciario del Ecuador en Francia y España.

En 1.903 representó al Ecuador como Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario en la Jura de Alfonso XIII y en 1.904 en sus bodas con la princesa Victoria Eugenia de Batemberg. En una de las tantas fiestas de galas su amigo el Rey abrió el baile con María Seminario de Rendón y nuestro Enviado Especial lo hizo con la reina.

Nuevamente en París, en 1.904, dió a la luz "Héros des Andes" con poesías en francés, en 238 págs. El 5 “Flammes et Cendres” en 178 págs con más poemas en francés, hermosos y pulidos pero pasados de moda, pues en Francia y en otros países de occidente se versificaba al estilo modernista.

Ese año terminó la traducción al francés de las poesías de Olmedo y compuso su biografía en un volumen titulado “Olmedo homme d' etat et poete americain, chantre de Bolívar” en 286 págs. e ilustraciones que al decir del padre Aurelio Espinosa Pólit constituye el mayor esfuerzo literario realizado por un diplomático ecuatoriano en el exterior.

En 1.906 editó en francés su novela ecuatoriana "Lorenzo Cilda", compuesta en el pueblecito suizo de Ballaigues en 1.901 durante una temporada vacacional y que contiene bellísimas descripciones de paisaje del litoral y numerosos trozos autobiográficos de su segunda estadía entre nosotros. "Lorenzo Cilda" cuenta una historia sincera, con un acento de sencillez y espontáneo sentimiento que consigue conmover y por el calor que irradia se advierte que es una obra vivida. Escrita en Francia, constituye un homenaje nostálgico al Ecuador. Traducida al español por su autor le sirvió para ingresar a la Academia Ecuatoriana de la Lengua en 1.921 y fue premiada con una medalla de Oro por la Academia de la lengua Francesa el 3 de Abril de 1.925. Su argumento puede resumirse de la siguiente manera: Lorenzo es un simpático y espiritual joven que regresa a Guayaquil después de haber vivido casi toda su niñez y juventud en París, donde ha dado palabra de matrimonio a su novia Elena. Visita sus haciendas y conoce a Delia, joven tropical, de quien se enamora perdidamente. Luego de varios viajes y reuniones, Delia muere en el Incendio Grande de 1.896 en los brazos de Lorenzo que regresa a Europa y cumple su promesa matrimonial.

En 1.907 asistió como primer Delegado a la II Conferencia Internacional de La Haya. En 1.908 fué electo Miembro de la Corte Permanente Internacional de Arbitraje.

Ese año concurrió como Enviado Extraordinario del Ecuador para la defensa de los Derechos territoriales, sometidos al Laudo Arbitral del rey de España, en la controversia de fronteras con el Perú. Alfonso XIII era su amigo pero más amistad le unía con la reina madre María Cristina de Habsburgo- Lorena, cuyo carácter protocolario y serio era afín al de Rendón.

En Madrid hizo una gran labor social gastando ingentes sumas de dinero de su peculio en contratar abogados internacionalistas y en ofrecer fiestas, mientras Honorato Vásquez, que presidía la Misión Especial, se encerraba a escribir sus Memorias y Alegatos, de suerte que la conjunción de ambos permitió al Ecuador salir adelante en el compromiso adquirido.

En 1.908 publicó en Madrid dos colecciones de poesías románticas bastantes anodinas, tituladas “Telefonemas” y “Telepatías” en 263 y 248 págs. respectivamente, mientras el poeta y diplomático peruano José Santos Chocano conmovía al gran público con su poesía americana, modernista, rimbonbante y declamatoria, al punto que lo apodaron el “Sinsonte peruano” por su canto muy variado y melodioso.

En 1.910, terminado el Laudo, dió a la luz un folletito en 13 págs. con su traducción al francés de la poesía "La Rosa de Amores y Amoríos" tomada de la comedia ligera de los hermanos Serafín y Joaquín Alvarez Quintero, sus buenos amigos de teatro. El 11 salió "La Gran Colombia", poesía, en 8 págs. se reunió en la legación portuguesa en París con los delegados de Portugal y Brasil para regular los precios internacionales del cacao.

Entre el 12 y el 17 dirigió los trabajos en Madrid y Barcelona de la columna a los próceres de la revolución del 9 de Octubre de 1.820. En agradecimiento, el Concejo Cantonal guayaquileño ordenó que su nombre sea grabado en el pedestal como premio a sus desvelos en el cumplimiento de esa misión.

En 1.913 propuso un nuevo Himno Nacional con Letras suya adaptada a la música de Juan León Mera.

En 1.914 renunció sus funciones diplomáticas, editó en París "La frontiere de la República de l' Equateur" y ayudó a los gobiernos aliados, especialmente al de Francia, durante la Gran Guerra, como miembro importante del Comité ecuatoriano pro Francia; también fué miembro de la Cruz Roja Internacional.

En 1.915 no aceptó regresar a la vida diplomática. En 1.916 publicó en París, en idioma castellano, una hermosísima semblanza biográfica e intimista de su gran amigo y protector Clemente Ballén. Ese año también aparecieron en la capital francesa sus "Ecos de amor y guerra" y en su casa estrenó ante escogida concurrencia, sus versos franceses, interpretados por sus tres hijas y sobrinos "Le revenant", que posteriormente tradujo al español bajo el título de "Cuadro Heróico" y publicó en 26 págs. En la misma forma estrenó su comedia en prosa "Madrinas de Guerra" y "Hoy, ayer y mañana" que también vertería al castellano, en 1.922.

Era un escritor ligero que amaba el teatro y la poesía, pero que dada su natural bondad e ingénita timidez, todo lo veía color de rosa, sin profundizar en el drama humano y peor en los crímenes de las guerra. Por eso, todo lo suyo sonaba más bien hueco, bueno solamente para señoritas de sociedad, a quienes en realidad iba dirigido, porque Rendón escribía para las amigas de sus hijas.

En 1.917 editó en París “L'Equateur pedant la guerra universell”. El 18, en Madrid, "La Columna a los próceres del 9 de Octubre de 1.820", poesías con numerosas fotografías detallando los trabajos del Comité conformado para su erección y las biografías de sus creadores y constructores.

En 1.918 contrajo matrimonio en París su hija Mercedes con su primo hermano Fernando Seminario de la Cerda. En 1.919 tradujo al francés un poema de Miguel Valverde titulado "Edith Cavell" en 29 págs. Ella había sido una agente fusilada por espía por sus captores los alemanes y en la revista "Hojas selectas" de Barcelona publicó 23 relatos familiares, escenas casi íntimas de su primera infancia en Guayaquil, transcurrida en la amplia casa con mirador ubicada en el Malecón de la ría y P. Ycaza, donde también vivía su querendona abuelita Carmen Antepara Vda. de Pérez, a quien recordaba con mucho cariño y en forma nostálgica.

En 1.920 regresó a Guayaquil cayó en las asechanzas políticas de Enrique Baquerizo Moreno y rechazó la Cancillería que le fue ofrecida por el Presidente electo José Luis Tamayo. En 1.921 ingresó como Miembro de número de la Academia Ecuatoriana de la Lengua y obtuvo del Congreso que no se cantaran las partes del Himno Nacional lesivas a España. El 22 fué designado Ministro Plenipotenciario en el Brasil, pero estando a punto de viajar sufrió un derrame cerebral y quedó con el brazo izquierdo paralizado. Entonces renunció dicha función diplomática.

Su temática literaria y el estilo romántico tardío de su producción, estancando en otras épocas, se había resentido y chocaba con el ambiente post modernista y después de 1.930 con el realismo social, de suerte que se le terminó considerando un escritor anacrónico.

En 1.923 recibió la Gran Cruz de la Orden Nacional al Mérito del Ecuador. El Rey de España se interesó por su salud y a pesar de su delicado estado se prodigaba en complacer pedidos para fiestas colegiales escribiendo pasatiempos dialogados como "El matrimonio Eugénico" estrenado en Riobamba por la compañía Lara Meza el 25 de Marzo de ese año y "El Ausentismo" que se presentó en Guayaquil el 2 de Agosto por la compañía de Fernando Soler. Igualmente en Guayaquil se dió después "Hoy, ayer y mañana" y "Salus Pópuli" por la compañía de Martha Fábregas. De esta última pieza la crítica ha dicho que es un drama histórico muy bien logrado y de alto valor dramático. Otras obras suyas para teatro son "En Fuente Florida", "Charito", "Almas Hermosas", "El Billete de Lotería", "La carretilla", "Las tres Victorias" y una última que Ricardo Descalzi, en su Historia del teatro ecuatoriano indica que no conoce si se llegó a estrenar y que Rendón había titulado "La razón de estado".

El teatro rendoniano es fácil, ameno, superficial, no trata de ahondar en la psicología de los personajes sino que pinta situaciones finales felices. Es un teatro de sociedad y escrito para la alta burguesía. "Nuestras hermanas latinas" escrita en francés por Max Daireaux y que Rendón transcribió al español, es un cuadro alegórico poético estrenado en el palacio del Trocadero en 1.917.

En 1.926 viajó a Niza en busca de salud y reposo, viviendo en casa de su hija Mercedes, con su esposa, su yerno y dos nietos. El 27 editó en París un tomo denominado "Ecos de Amor y Guerra" con poesías en 124 págs. y varias obras dramáticas. En 1.928 apareció en la Revue de 1' Amerique Latine el drama histórico "Salus populi" sobre el fusilamiento en Guayaquil del Dr. Santiago Viola.

En 1.929 editó otras poesías bajo el título de "Encantamientos Patrios" en 207 págs. y apareció su traducción castellana de "Lorenzo Cilda" novela con tintes paisajistas y autobiográficos como ya se dijo. El 33 recogió sus 23 relatos en "Cuentos de Delfín de las Peñas" que después tradujo al francés María Giroud- Venturini" y al portugués Nuno Beja. El 34 editó un sainete "El Billete de Lotería".

Desde 1.932 vivía nuevamente en Guayaquil. Primero alquiló una suite en el “Grand Hotel” de propiedad de los Stagg Arrarte, luego construyó una hermosa mansión de cemento armado y dos pisos altos con frente al parque que donó su suegro, donde acostumbraba recibir a sus numerosas visitas, siendo atentísimo con las damas y los niños, a los que amaba entrañablemente.

El lo. de Enero de 1.935 el país le tributó un grandioso homenaje en los salones del Grand Hotel por sus 75 años. Asistió la Sociedad y el tout París, es decir, el gran cacao, que ya estaba de regreso al Ecuador. El 9 de Octubre fué declarado por la Municipalidad el "Mejor Ciudadano de Guayaquil" y se dispuso que la antigua calle del Bajo, luego llamada Bolívar, cambiara su nombre por el de Víctor Manuel Rendón. El Club de la Unión lo declaró Socio de Honor. El Ministro Plenipotenciario de Francia, George Server vino a Guayaquil y le entregó la Medalla de la Lengua Francesa. Rendón estaba achacoso pero se dió tiempo para poner en orden sus papeles y editar "Las Tres Victorias". El 36 publicó el sainete "La Carretilla". El 37 salieron reeditadas algunas de sus obras en “Teatro Completo” y en París vieron la luz sus "Obras Dramáticas". Ese año también publicó "Himnos, Votos y Homenajes" en 293 págs, con poesías, voces patrióticas, himnos, votos y homenajes, crisantemos y ofrendas cordiales. En l.939 ofreció un "Resumen Biográfico" suyo en 142 págs. donde constan sus obras, acuerdos y demás pormenores de su larga vida como escritor y diplomático. Un año antes había editado en París cuatro sonetos a la memoria de su amigo el General Clávery, pues era un intelectual incansable, ejemplo de cuanto se puede hacer en la tercera edad.

Su tiempo libre lo dedicaba a lecturas y paseos, recibía en su casa ordinariamente por las tardes y hasta dirigía a grupos de teatro para presentar sus obras.

Tan ilustre ecuatoriano, gloria de la diplomacia y de las letras falleció del corazón el 9 de octubre de 1.940. Su sepelio fué al día siguiente, con acompañamiento de todas las autoridades. El cadáver desnudo y cubierto solamente de rosas esplendidas, recibió cristiana sepultura en el grupo de bóvedas familiares del Cementerio General, "ubicadas en el antiguo callejón del recuerdo", que habían sido de la familia desde los días de mi tatarabuelo el Prócer Mariano Pérez de la Rúa.

En su juventud había sido "esbelto y delgado, con la tez mate de su rostro ovalado, sus rasgos finos, su elegante porte y amable trato reflejaba la belleza varonil y la distinción criolla de los países tropicales.

Dejó numerosos trabajos biográficos en francés y español, tales como "Juan Montalvo", "El Dr. José Recamier", hoy en la biblioteca de los jesuítas y uno muy interesante sobre los escritores ecuatorianos del siglo XIX.

Como curiosidad cabe señalar que días antes de su fallecimiento fué visitado por su primo hermano Leopoldo Izquieta Pérez, a quien avisó que dejaría de existir el 9 de Octubre, ni un día más ni uno menos y así ocurrió.

Muy popular, se cuenta que bajando de su casa del parque, hizo entrar el automóvil el portal y un pordiosero se molestó. Rendón le dijo: "Disculpe Ud. pero es que estoy muy enfermo y no puede caminar", siendo respondido "A todo señor, todo honor y para Ud. Doctor, lo mejor de lo mejor".

Su poblada barba blanca, sus ojos azules y tranquilos, denotaban caballerosidad y bondad. Patriota, un día hizo levantar de su silla a un amigo que lo visitaba porque la radio del vecino finalizaba su diaria transmisión con las sagradas notas del Himno Nacional y se estuvieron de pie hasta que acabó la canción patria.

Se conserva de su producción musical más de un centenar de habaneras, polcas, mazurcas, valses, marchas, rigodós, que fueron muy populares a principios de este siglo, así como numerosos himnos, entre ellos el Himno al Trabajo que dedicó a la Sociedad General de Empleados de Guayaquil. Por dos ocasiones rechazó la nominación presidencial.

Para su tumba dejó el siguiente verso, publicado al final de los años 30 en "la Tribuna" de Ambato y que tituló: "QUE IMPORTA" // Cuando vine a la tierra nada traje/ nada tampoco, de los galardones/ obtenidos en premio a mis acciones/ he de llevarme en el supremo viaje// No iré, de los gusanos en ultraje/ con el bordado frac de áureos galeones/ ostentado en patrióticas funciones; será el sudario mi último ropaje.// Los ecos del aprecio y simpatía/ que, dentro y fuera de la Patria mía,// suenen, tal vez, honrando mi memoria,/ no impedirán pudrirse mis despojos;/ mas,— Qué importa, Señor, si tus enojos/ no excluyen mi alma de tu eterna gloria?//

Nuevo Himno Nacional del Ecuador
Autor: Víctor Manuel Rendón.

(Tomado del libro -TELEPATIAS"
Madrid, adaptado a la música de Antonio Neumane).

CORO

¡Salve, Oh, Patria, mil veces! ¡Ob, Patria, gloria a ti!
Ya se yergue en tu suelo
la alma Paz y, cumplido tu anhelo,
más que el sol hoy la vemos brillar.

ESTROFA

Hace un siglo el valor de tus hijos,
de tus héroes la esplendida hazaña,
en sublime y gloriosa campaña
logró darte por fin libertad;
desde entonces, ufana y activa,
a tu gloria abres campos más grande,
en la cumbre mirando del Ande
tu bandera, hermoso iris, flotar.