VOLVER A LOS TOMOS
..............................................................................................................................................................

GAETANO OSCULATI
EXPLORADOR.- Nació en la pequeña aldea de San Jorge al Lambro, Milán, Italia, el 25 de Octubre de 1.808, de familia culta y rica, siguió estudios secundarios en Milán y comenzó los de Medicina, dedicándose a la Botánica, la zoología, la anatomía y la anatomía comparada, que si bien le interesaron no le impidieron a los dos años ingresar a la Escuela Naval de Livorno, donde logró el grado de Capitán de la marina mercante.

Era un joven alto y robusto, de gran tenacidad de propósitos y como además era rico decidió en 1.831 explorar Egipto, Arabia, Palestina y Asia Menor. De vuelta el 34 en Milán, siguió a El HAVRE y zarpó hacia Sudamérica. Al ingresar al Río de la Plata, frente a las islas de los Lobos a 10 leguas de Montevideo, el barco se varó en el arenal de los ingleses; sin embargo, la pericia del piloto salvó la situación y pudieron arribar al puerto.

Recorrió el altiplano uruguayo, salió a la Argentina a través de Santa Fé, pasó a Buenos Aires y allí permaneció dos meses, siguió a la pampa y Mendoza cruzó los Andes asombrándose de sus nieves eternas, en Enero del 35 visitó Santiago cuatro meses y finalmente llegó a Valparaíso, tras lo cual, enfilando hacia Arica, visitó numerosas huacas, siguió a Lima y tuvo problemas con el General Felipe Santiago Salaverry, quien le creyó espía de su oponente el General Luis José de Orbegoso. Finalmente triunfó éste último, hubo tres días de festejos y partió por el estrecho de Magallanes hacia Cádiz, llegando tras seis meses de navegación. Fruto de estas aventuras fueron sus "Notas de un viaje de Gaetano Osculati en la América Meridional".

En 1.841 salió nuevamente de Milán para excursionar por Persia y las Indias orientales. Al año siguiente regresó con importantes colecciones etnográficas y naturalísticas que describió y catalogó pues era un científico notable. El 44 zarpó de Marsella con destino al Indostán, pero a la altura de Algeciras un incendio destruyó su nave, quedó solo, sin recursos y llegó como pudo a los Estados Unidos. Allí consiguió fondos y visitó parte del territorio de ese País y del Canadá. Nuevamente en New York, tomó un barco hacia Jamaica, que fue azotado por un huracán en las islas Bermudas y obligó a la tripulación a botar todo el cargamento al mar, quedándose por segunda ocasión sin equipaje ni fondos, pero lejos de amilarse siguió a Panamá y de allí a Guayaquil, a donde arribó el 2 de Abril del 47, encontrando a numerosas personas en el malecón, pues se esperaba de un momento al otro el ataque de la expedición militar del General Juan José Flores.

El día 9, decidido a visitar ciertas regiones en las cuales no habían penetrado los europeos y solo eran señaladas por ciertos misioneros, tomó por el río Babahoyo rumbo a Bodegas y por el antiguo camino real continuó a Chimbo, Guaranda, Mocha y Ambato en el antiplano, luego visitó el Pichincha y Quito, hizo amistad con dos franceses llamados René y Houel, se fijó en las costumbres, sobre todo en las religiosas, y por Tumbaco y Papallacta continuó a Guano y desde allí al Chimborazo.

Por el oriente siguió a Baeza, salió hacia Archidona y en mitad del viaje le abandonaron el guía y los cargueros, dejándole solo. Entonces llovió durante doce días y al décimo tercero reemprendió el camino a Baeza por tierras desconocidas y ayudado únicamente de una brújula y un ejemplar del Mapa de Pedro Vicente Maldonado, hasta que al fin divisó el poblado cuando estaba casi desfallecido. Sus guías habían pasado antes que él, declarando que había encontrado la muerte en el río Cozanga.

Curada sus llagas siguió al Napo, llegó al Amazonas, luego al Gran Pará y finalmente vivió nueve meses en la población de Belem, tras un año entero de peligrosísimas aventuras, portando su colección de dibujos de lugares y costumbres para riqueza del patrimonio de las ciencias. Fruto de este viaje fueron "Breves notas sobre el idioma Záparo completadas de un ensayo de Diccionario y de algunas frases para el uso de los viajeros", que examinó el Profesor Biondelli, aprobándolas con felicitaciones y aplausos.

No volvió a excursionar pero editó "Exploraciones en la América ecuatorial". Las Academias de Ciencias de París y Roma le hicieron miembro. En 1.853 se publicó por entregas su "Viaje por el Ecuador, el Napo y el río Amazonas" en el periódico Correo de Ultramar de París. Era un científico de fama mundial. El Emperador Pedro II del Brasil le visitó en Milán con motivo de uno de sus viajes. El Rey Humberto de Italia le condecoró.

Sus últimos años transcurrieron en paz y en serenidad, rodeado de su familia y retirado de toda actividad, pues dedicaba el tiempo a escribir sus libros de viaje y falleció el 16 de Marzo de 1.884 en Milán, de 75 años de edad, apreciadísimo por sus conciudadanos.