VOLVER A LOS TOMOS
..............................................................................................................................................................
 

BALTAZAR CARAVEDO Y LOYOLA
MILITAR.- Nació en Ica, Perú, en l.804 y fueron sus padres el Prócer Lorenzo de Caravedo natural del puerto de Pisco, que en unión de su hermano Baltazar y su cuñado Juan José Loyola fueron de los primeros patriotas que se enrolaron en las fuerzas de desembarco del General José de San Martín en l.821 en Pisco. Poco después fue tomado prisionero y fusilado en dicha ciudad por orden del Virrey Joaquin de la Pezuela. Su esposa Isabel de Loyola contempló la ejecución desde una ventana. A consecuencia de esta ejecución su hijo Baltazar Carabedo y Loyola pidió que lo acepten en el Escuadrón de Granaderos a Caballo y con el General Alvarez Arenales realizó la campaña de la sierra y combatió en el cerro de Pasco contra el realista O´Reilly, enseguida participó en la desgraciada expedición de Intermedios como Alférez y porta estandarte. El 23 fue Teniente, asistió a las gloriosas batallas de Junín y Ayacucho. En la primera como Húsar a la orden del General Suarez y en la segunda fue calificada su conducta de “heroica distinguida” y recomendado en la Orden del Día. Terminada la campaña concurrió con el regimiento Húsares de Junín al segundo sitio del Callao. El 26 combatió en Ica la rebelión contra Bolìvar en el Palmar de Chunchanga recibiendo el agradecimiento del Libertador. El 29, ya de Coronel, apoyó al Mariscal Agustín Gamarra y en la acción llamada de la Gallinacera se destacó por hacer respetar a los vencidos, lo que produjo en el ánimo del General Manuel Layseca un serio disgusto, al punto que se dirigió al gobierno superior para que se le sancionara como indisciplinado, debiendo defenderse Caravedo en folletines donde expresó: Usted, General, ordenó fusilar a los enemigos que huían del Cabildo dejando sus armas, es decir, que Usted dispuso el fusilamiento de hombres rendidos...” Elevado a General por Gamarra, siguió interviniendo en la vida pública del Perú. El 33 apoyó a Luis de Orbegoso y al producirse el levantamiento de Salaverry, el 3 y 7 de Febrero de l.836 asistió a las batallas de Uchumayo y Socabaya siendo el único Jefe que se opuso a la sentencia de muerte dictada en Arequipa contra Salaverry y ocho de sus mejores jefes.

En l.84l fue Gobernador y Jefe Militar de Piura y habiendo sido derrocado el Mariscal Gamarra, tuvo que salir al exilio. Vecino de Montecristi, se destacó en el comercio y contrajo matrimonio con Dominga Navia de quien enviudó pocos años después. -De vuelta al Perú en compañía de sus hijos, obtuvo las Letras de Retiro, vivió sus últimos años en Lima y falleció de avanzada edad.

“En un viejo retrato realizado por Merino en l.844 se le vé en uniforme de gala con capa de vueltas de armiño. La cara angulosa de rasgos finos que solo dejan traslucir serenidad. Los ojos rasgados y grandes y bigote largo y castaño. La patilla imitando carrillera le dá al rostro un vago sentir de nostalgia y añoranza, a la vez que se expresa tras aquella fisonomía soñadora la firmeza de rasgos de un carácter y de una voluntad fuerte.”

En l.968 fueron exhumados sus restos conjuntamente con los de sus compañeros de armas José Ildefonso Coloma, José Maria Lastres y José Antonio Gayangos, todos ellos jovenes entusiastas que se presentaron al ejército del Libertador San Martin para conducirlos al Panteón Nacional del Perú.