VOLVER A LOS TOMOS
..............................................................................................................................................................
 

MANUEL DEL RIO Y NARVAEZ
POLÍTICO COLOMBIANO.- Nació en Cartagena de Indias hacia 1.820 y fue hijo legítimo del Prócer de la Independencia José del Rio y de la Torres y de Josefa de Narváez y Romero, de familias aristocráticas de esa ciudad.

Cursó estudios de Derecho, se distinguió como jurista notable, fue Gobernador de la Provincia de Cartagena, Rector de esa Universidad, Senador de la República. Ya estaba casado con Anastacia García de Frías.

En 1.858 se constituyó la Confederación Granadina bajo la forma federal y la presidencia del conservador Mariano Ospina Rodríguez, quien trajo de vuelta a los Jesuitas y le concedió el histórico Colegio de San Bartolomé. Su carácter tranquilo y abúlico no era el más apropiado para gobernar un país que se debatía en la violencia generada por la división de los partidos. Al poco tiempo la situación se fue agravando y empezó la lucha armada en los Estados de Santander, Boyacá y Bolívar, que de inmediato se extendió por el Cauca.-

Instalado el Congreso de 1.859 en medio de la agitación reinante, la mayoría conservadora dictó la inmoral Ley de Elecciones, autorizando la intervención del gobierno en los escrutinios de los sufragios para la presidencia de la República y miembros del Congreso. El Presidente del Cauca, General Tomás Cipriano de Mosquera, anunció que dicho Estado no continuaría formando parte de la Confederación y que asumiría la plena soberanía a menos que el Congreso derogara la Ley de Elecciones, pero como el Presidente Ospina era un abogado legalista en extremo, prefirió correr el riesgo de una guerra civil y se negó a contestar.

Mosquera asumió el título de Supremo Director de la Guerra por los Estados de Bolívar y Santander y el 28 de Agosto de 1.860 se enfrentaron sus fuerzas a las legitimistas del General Joaquín Posada Gutiérrez en la Aldea de Maria cercana a Manizales y tras siete horas de reñido y sangriento combate, tuvo que retirarse y aunque no fue perseguido tendió bandera blanca y propuso un Convenio de Paz celebrado en Manizales, por el que suspendía toda hostilidad contra el gobierno, se sometía y revocaba el Decreto de Separación y entregaba las armas, a cambio de una Amnistía nacional a todos los comprometidos políticos. Lamentablemente, en esta nueva ocasión también falló el Presidente Ospina, quien no se atrevió a aprobar o desechar la Expansión , impidió el restablecimiento de la paz y aumentó la reacción revolucionaria en todo el país.

El resto del año fue un continuo enfrentamiento armado entre liberales y conservadores. Comandaban las fuerzas de la legitimidad los Generales Pedro Alcántara Herrán, Julio Arboleda. Joaquín Posada Gutiérrez y Braulio Henao y tras numerosos combates fueron vencidos. Mientras tanto había expirado el período presidencial de Ospina el 1 de Abril y al instalarse el Congreso resultó que no tuvo quórum y como tampoco se habían realizado las elecciones, que de fijo hubieran dado el triunfo al conservador Julio Arboleda, tuvo el Procurador General de la Nación , Dr. Bartolomé Calvo Díaz, que ejercer el gobierno apoyado por los Generales Juan Crisóstomo Uribe y Manuel María Mallarino.

Mas, era tan grave y peligrosa la situación, que el 13 de Julio de 1.861, el Encargado Calvo, nombró al General Leonardo Canal para la secretaría de Guerra, a fin de que ejerciera el Poder Ejecutivo para el caso de su ausencia. Canal se posesionó el día 18, que Mosquera ingresó a Bogotá, mientras Calvo buscaba el refugio diplomático en la legación inglesa y Canal abandonaba precipitadamente esa capital.

Por eso el gabinete de Canal fue solamente un gobierno regional y estuvo compuesto por Sergio Arboleda en Gobierno y Guerra, Joaquín Fernando Vélez en Hacienda y Vicente Cárdenas en Relaciones Exteriores. A las pocas semanas Manuel del Río reemplazó a Arboleda y de acuerdo al Art. 4to. de la Ley 30 de 1.859, habiendo trasladado Canal la presidencia de la República a Pasto, reputada no sin razón la ciudad más conservadora de Colombia retomó la dirección de la guerra, no sin antes dictar el 6 de Noviembre de 1.862 un Decreto por el cual el Secretario de Estado de mayor edad , que era el Dr. Manuel del Río, asumiría como Encargado del poder la presidencia de la República., pues el Art. 43 de la Constitución establecía una incompatibilidad entre el ejercicio del poder y la dirección del ejército de mar y tierra.

Entonces se iniciaron las nuevamente las hostilidades pero las partes acordaron entrar en negociaciones de paz, actuando por Mosquera el General Gabriel Reyes Patria y por Canal los Dres. Evaristo Delgado y José María Bucheli, quienes se reunieron en Cali y llegaron a un Acuerdo el 29 de Diciembre de 1.862, fue ratificado por Canal el 16 de Enero de 1.863.

Triunfaba la revolución liberal y ya nada tenía que hacer el Encargado del Río, así es que tras dos meses y diez días de gobierno en Pasto, abandonó esa población como último gobernante de la Confederación granadina que inició el 58 el sistema federal en Colombia, emigró al Ecuador y radicó en Quito, donde permaneció atendido por esa sociedad que le acogió con cariño. De allí pasó a Guayaquil llamado por varios paisanos, abrió su estudio profesional y los jesuitas le confirieron la cátedra de Filosofía en el Colegio San Vicente del Guayas, que recientemente les había entregado el Presidente García Moreno. Por entonces, estando viudo varios años, contrajo segundas nupcias con Soledad Vera y Cabanilla, viuda a su vez del Dr. Manuel Santiago Galindo (1)

En 1.867 figuró entre los tres profesores fundadores de la Junta Universitaria del Guayas y consagró tenaces esfuerzos para su organización.

Falleció en Guayaquil el 16 de Enero de 1.874 y fue enterrado en el Cementerio General. Su viuda y dos pequeños hijos quedaron en honorable pobreza. Manuel Alfonso del Río Vera casaría con su pariente guayaquileña Rosa Cabanilla González y Aurora del Río Vera con el payanes Manuel María Arroyo y Arroyo, de cuyo enlace procedió el Dr. Carlos Alberto Arroyo del Río, Presidente Constitucional del Ecuador entre 1.940 y 1.944.

(1) Viudo de la ilustre poetisa quiteña Dolores Veintimilla de Galindo.