VOLVER A LOS TOMOS
..............................................................................................................................................................

LUIS NAPOLEÓN DILLON CABEZAS
FORJADOR DE LA REVOLUCION JULIANA.- Nació en Quito el 25 de Agosto de 1.875. Hijo legítimo del Dr. Napoleón Dillon Bahamonde, médico riobambeño que peleó en 1.883 contra la dictadura de Veintemilla formando parte del ejército Restaurador y de Dolores Cabezas Polanco, quiteña de la Parroquia de Santa Bárbara.

Estudió las primeras letras con su madre, la primaria en el colegio del Cebollar y dos años de secundaria en el San Vicente del Guayas pero regresó Quito y se graduó de Bachiller en 1.894 en el San Gabriel; la agitación del momento político que vivía el país le distrajo y sólo pudo iniciar la carrera de derecho el 96, concluyéndola seis años después pero no le atrajo titularse.

En Febrero del 96 había comenzado a escribir en el periódico "El Cinco de Junio", donde su pluma de activista liberal dejó algunos artículos trascendentes. Ese año fundó y presidió la sociedad "Fígaro" que funcionó a través de veladas a las cuales concurría la elite de la sociedad capitalina y editó la revista de ese nombre, acogiéndose al recuerdo del periodista español Larra, en un reencuentro del romanticismo inicial y decimonónico que para esa época ya constituía una línea aberrante en las bellas letras. Dillon firmaba sus producciones como “Lamparilla” o simplemente “L”, inicial de ese seudónimo. ( 1 )

( 1 ) En Fígaro aparecieron apuntes jurídicos, poesías y documentos y colaboraron Quintiliano Sánchez, Roberto Espinosa, Vicente Nieto O, Leonidas Pallares Arteta, Mercedes González de Moscoso, Miguel Angel Albornoz, Teodomiro Duarte Cueva, Miguel Angel Corral Salvador.

En Agosto del 98 publicó algunas tradiciones y sus primeros estudios sociales en el periódico "El 10 de Agosto" fue designado profesor del Instituto Nacional Mejía, donde dictó, varias cátedras hasta 1.900. Con Miguel Angel Corral S, fundó "El Album Literario", revista literaria mensual, y utilizó los seudónimos de "Lamparilla" y "XXX", este último en "La Tribuna", y en El Album Literario apareció su cuento “El león de la montaña”. En Marzo del 99 comenzó a enviar artículos a “El progreso” y fue nombrado Jefe de Sección del Ministerio de Instrucción Pública. En 1.900 escribió para "El Diario" y poco después para “El Cinco de Junio" que había vuelto a aparecer.

“El Diario” en cambio, dejó de salir el 12 de Septiembre de 1.901, a la subida de Plaza al poder. Allí colaboraban con Dillon sus amigos Enrique Escudero y Julio Arboleda. Su labor periodística era muy variada pues iba de los ternas vernáculos e históricos hasta los serios y políticos, perfilándose cada vez más en lo social sobre las bellas letras, y el economista en detrimento del literato.

Entre 1.900 y 1.901 desempeñó la Secretaría de la Cámara de Diputados y al advenimiento del primer gobierno Placista, ejerció la Subsecretaría del Ministerio de Hacienda, acompañando a Juan Francisco Game Valarezo en dicha cartera, quien le obtuvo poco después el nombramiento de Cónsul General del Ecuador en Hamburgo.

Con tal finalidad viajó a Europa a fines de 1.901 y se posesionó del cargo, en París y Londres recibió lecciones dé Economía, Política v Finanzas. Después recorrió Bélgica y Holanda, en Alemania se interesó por la industria, aprendió lenguas, se transformó en polígloto y al enterarse de los graves sucesos promovidos contra los estudiantes el 25 de Abril de 1.907 se solidarizó con la juventud capitalina, renunció y siguió viajando por su cuenta.

En Roma juró románticamente a la usanza de Bolívar y sobre el monte Aventino, luchar por el imperio de las libertades públicas.

De regreso a la capital ocupó la redacción del diario "La Prensa”, combatió reciamente al alfarismo y contrajo matrimonio el 29 de Julio de 1.909 con Lucila Calisto Mestanza, tuvieron una vida feliz y cinco hijos.

En 1.911, con Estrada, fue Subsecretario del Ministerio de Relaciones Exteriores y pasó a desempeñar la dirección de “La Prensa", periódico que defendió la política placista. En ese mismo año ocupó la presidencia de la “Sociedad Pedagógica de Pichincha” y fue designado en la administración del encargado Francisco Andrade Marín Director de Estudios, en reemplazo del Coronel Nicolás F. López A) el manco entonces reglamentó el trabajó de los Visitadores Escolares, estableció la obligatoriedad de la Educación Física y organizó la Estadística Escolar. Tenía la sana costumbre de visitar diariamente las escuelas para informarse de sus necesidades que trataba de solucionar,

En 1.912 el General Plaza lo designó Cónsul del Ecuador en Río de Janeiro, haciéndole entregar letras de cambio por S/ 25.000 para que las descontara en Guayaquil, operación que no pudo realizar por la poca confianza que se tenía en los documentos fiscales y no pudo viajar. Esa experiencia le hizo ver claramente que los gobiernos habían empezado a depender de los banqueros sobre todo de Francisco Urbina Jado, Gerente del Comercial y Agrícola, que fue quien le negó el descuento y hasta se dice que lo trató con su natural displicencia, ganándose su odio eterno( 2 ).

( 2 ) Urbina ya era considerado el factotum del General Leonidas Plaza y después, con la Revolución de 1.913 al 16 de Carlos Concha en Esmeraldas, cobró aún más fuerza y empezó a poner y quitar Ministros y hasta señalaba los candidatos presidenciales.
Al regresar a Quito a mediados de 1.912 pasó a ocupar el Ministerio de Educación laborando intensamente casi dos años. En 1.913 publicó un proyecto de Ley de Instrucción Primaria y dictó la Ley Orgánica de Instrucción Publica, contratando la venida al Ecuador de la primera Misión pedagógica alemana compuesta por Walter Hilmelmann, Otto Sharnow, Elena Sholer, Eleonora Neuman, Franz Warzawa y por el Dr. August Rubber que introdujo el método Neoherbatiano.

Igualmente el año 13 se encargó interinamente del Ministerio de Relaciones Exteriores. El 14 renunció a ambas carteras y viajó a Europa de Interventor del Saneamiento de la Deuda Pública en Londres.

De regreso el 16 fue designado miembro de la "Sociedad Jurídico-Literaría", empezó a colaborar en esa revista y formó parte del Concejo Cantonal de Quito.

En 1.919 funda la Cámara de Comercio y la Caja ó Compañía de Préstamos y Construcciones que después se transformaría en el Banco de Préstamo. En la segunda renunció al poco tiempo por su carácter interdependiente.

El 5 de junio de 1.920 pronunció en el teatro Sucre de Quito un fogoso discurso contra la oligarquía bancaria que dominaba la política del país. En 1.921 fundó y dirigió la "Sociedad de Crédito Internacional'' que se inició con un capital de un millón de sucres y ayudó a la Municipalidad capitalina a financiar la planta eléctrica. Igualmente, fue la institución que reunió fondos para la creación de la fábrica de textiles "La Internacional", de la que Dillon fue nombrado Gerente provisional, viajando a Europa a contratar la compra de las maquinarias. Mientras tanto la Sociedad de Crédito Internacional a instancias de Dillon había emitido unas Cédulas Hipotecarias los billetes y con bajos valores, que se prestaban a confusión por ser de igual tamaño que los auténticos billetes de los bancos emisores. Dicha mal disimulada maniobra tenía por finalidad pretender que circulasen. Urbina protestó ante el Consejo de Estado, arguyendo que los tenedores de esas Cédulas sólo percibirían el 4% de interés anual frente al 9% que producían las Cédulas hipotecarias normales de S/.500 y S/.1.000 de emisión y consiguió que se prohibiesen, asestando así, el golpe final, a la Sociedad de Crédito Internacional dirigida por Dillon, que cerró. En Junio Dillon había pronunciado un vibrante discurso contra la dictadura bancaria de Francisco Urbina Jado, tratando de asustarlo para salvar sus Cédulas pero de nada le sirvió porque el entente Urbina – Plaza de carácter político – se encontraba en su mejor momento.

Al poco tiempo, en 1.922, fue designado presidente de la "Cámara de Comercio" y reasumió la gerencia de "La Internacional". Desde la Cámara comenzó a publicar una serie de artículos sobre la dictadura económica del Banco Comercial y Agrícola de Guayaquil que dirigía Urbina Jado.

Para la Convención Nacional del partido Liberal en 1923 pronunció un certero discurso en el teatro Sucre propugnando abiertamente un cambio. Los jóvenes liberales le siguieron desde ese momento, emocionadamente, pues comprendieron que Dillon tenía hambre y sed de redención, sentido y conciencia de un trascendental momento histórico. Los liberales maduros en edad eligieron una comisión de entre los miembros para reformar las bases doctrinarias y reestructurar sus cuadros y hasta parecía que los jerarcas del partido rectificarían rumbos en el gobierno; pero, el Presidente José Luis Tamayo no podía ceder, pues gobernaba con determinados elementos conservadores colaboracionistas y el fisco debía millones al Banco Comercial y Agrícola. Mas aún, estaba obligado por el pacto político de 1.920 a entregar el poder al Dr. Gonzalo S. Córdova Rivera; sí pues, se formaron dos bandos opuestos en el interior del partido, los que mandaban y no querían reformas denominados "Nacionales" o de la línea gobiernista dura y los que a consecuencia de la matanza del 15 de Noviembre de 1922 propugnaban reformas y seguían a Dillon después de su célebre Discurso. Estos últimos eran en su mayoría jovenes e idealistas y rotas las hostilidades y abierta amplia brecha ideológica, optaron por retirarse a conspirar o plegaron al naciente socialismo, con membretes de Radicales socialistas. Como corolario a sus discurso los banqueros quiteños se malquistaron y empezaron a ejercer una serie de presiones económicas sobre la fábrica Internacional – Dillon, impotente ante el combate, tuvo que renunciar a esa gerencia y volviose aún mas virulento, porque así era su carácter y había nacido señalado como un luchador nato. Por eso, en 1.924, financió el periódico “La Antorcha”, primero de tendencia socialista en el país, que pronto cobró fama por su lucha en pro de las reivindicaciones programáticas

Durante el tamayismo (1.920 – 24) había sido partidario del Dr. Gonzalo S. Córdova pues creía como otros que solo un hombre de sus arrestos, contando con el apoyo del ejército, podía imponer rectificaciones profundas, pero al producirse el ascenso de Córdova tras un pacto de poder con Francisco Urbina Jado, Leonidas Plaza y Enrique Baquerizo Moreno, volvió a la oposición.

En 1925 el nuevo presidente Dr. Gonzalo S. Córdova le propuso el Ministerio de Hacienda en un sincero afán de llegar a reunificar al partido, Dillon se excusó cortesmente, pués ya había comenzado el complot con el General Francisco Gonzalo de la Torre en Quito y con el Mayor Ilidefondo Mendoza en Guayaquil. El movimiento estalló en la tarde del 9 de Julio, en Guayaquil, fue incruento y alcanzó inmediato éxito en todo el país. Esa noche renunció el presidente Córdova en Quito y se formó la Junta Suprema Militar que confío el gobierno a una Junta Provisional de gobierno plural, ensayo contra las pretenciones autoritarias de mando individual, que el día 13 quedó definitivamente conformada por cuatro miembros de Quito y tres de Guayaquil, de la que Dillon formó parte siendo la voz tonante y que se propuso alcanzar tres altos fines políticos y económicos. 1) Terminar con la hegemonía política del grupo del General Leonidas Plaza que estaba viejo y pletórico y ya no era ni la sombra de lo que había sido antes, 2) Revisar los sistemas bancarios y fiscales y destruir el poder económico del Banco Comercial y Agrícola de Guayaquil, para lo cual mantuvieron preso en el "Cotopaxi" a su Gerente Urbina Jado, que el 10 de Octubre fue obligado a salir del país, muriendo poco después en Valparaíso, a consecuencia de un fulminante infarto, y 3) Crear un criterio político nuevo que sirviera para superar la crisis general que agobiaba al país.

........................................................................................................................................................