VOLVER A LOS TOMOS
..............................................................................................................................................................

JAIME GALARZA ZAVALA
POLITICO Y ESCRITOR.- Nació en Cuenca el 28 de Julio de 1.930 y fueron sus padres legítimos Rafael Galarza Arízaga, nacido en Gualaceo, cuya biografía puede leerse en este Diccionario y Rosario Zavala Samaniego. natural de Sigsig, Azuay, Profesora rural en su juventud, fallecida en l.968.

Cursó la primaria en las escuelas fiscales Honorato Vásquez y Luis Cordero. En esta última fundó en quinto grado, con su primo hermano Jorge Córdova Galarza, el periódico manuscrito “El Escolar”, cuyos números manuscritos conserva su profesor Ramón Morales Valdivieso.

En el Benigno Malo hizo los tres primeros cursos de la secundaria, dirigió la revista anual “Antorcha” en la que aparecieron sus primeros poemas y cuentos y presenció la triste situación de la raza indígena –indios semidesnudos y latigueados en las calles de Cuenca. También ganó un certamen literario del Municipio con una biografía sobre Medardo Angel Silva escrita en 12 pags. El 47 abandonó los estudios y viajó a Quito donde residía su padre. Estuvo algunos meses en la Escuela de Bellas Artes, pasó a un Colegio nocturno, pero no continuó. Varias poesías suyas aparecieron en el diario socialista “La Tierra” que dirigía Hugo Larrea Benalcázar.

Acostumbraba concurrir a la Biblioteca Nacional a leer biografías y versos, encontrando al poeta César Dávila Andrade, a quien había conocido en las tertulias político literarias que animaba su padre en Cuenca. Con Dávila paseaba largo rato por la Alameda. “En 1.948 fui a inscribirme en los registros del Partido Comunista. Nadie me llevó, fui solo, mis jefes locales eran el Dr. Rafael Echeverría Flores, el historiador Oswaldo Albornoz Peralta y el Profesor José Maria Roura Dávila. Desde el 49 me dediqué activamente a organizar células comunistas entre Cuenca y Cañar y fui perseguido y enjuiciado por mi trabajo entre los indios de esas regiones, mediante un proceso inicuo por tinterillaje.”

En l.950 la revista “Bandera” órgano de la FEUE. de Quito publicó su extenso “ Poema Nacional” que marcó la tónica de su poesía. El 51 regresó a Cuenca y se inició en el ensayo breve de carácter social. El 52 ayudó a organizarse a los huasipungueros de la hacienda Chuichún pero nuevamente fue acusado de tinterillo y tuvo que esconderse para no caer en prisión.

El 53 fue testigo de la masacre de indios llevada a cabo en la hacienda La Merced en Píntag, a cuyos sobrevivientes entrevistó varias veces. Por esos dias contrajo matrimonio con Maria Mercedes Riera Gordillo natural de la población de San Fernando, provincia del Azuay, con larga descendencia. Colaboraba en las labores profesionales de su padre, vendía libros y su esposa trabajaba en modas.

Entre el 54 y el 56 dirigió el semanario El Pueblo, órgano del Partido Comunista, era activista político y había caído varias veces detenido por los pesquisas velasquistas.- Desde el 56 comenzaron sus discrepancias con los dirigentes, a quienes criticaba por su sometimiento incondicional a los dictados de la Unión Soviética. “Fui acusado de chauvinista y me aislaron porque les probé que eran sectarios y dogmáticos. En cierta ocasión contradije a Pedro Saad en su afirmación que el Partido crecía y crecía. Engorda pero no crece, le dije y se indignaron.”

“Entre l.957 y el 61 aparecieron en el Suplemento Literario del diario La Nación de Guayaquil, sus cuentos “Yo”, “El Muro de las lágrimas” y “Levantamiento”, éste último escrito en condiciones muy especiales ( 1 ) El 3 de Junio de l.959 había sido partícipe de las protestas universitarias en Guayaquil, contra el régimen Social Cristiano del Presidente Camilo Ponce Enríquez y le tocó presenciar muy de cerca la masacre de estudiantes . El 60, en unión de otros militantes comunistas formó con las juventudes socialistas y cefepistas la “Unión Revolucionaria de Juventudes Ecuatorianas URJE. Primer dirigente fue su hermano Rafael y a continuación la primer Convención Nacional le nombré Presidente.

El 6l URJE. Dirigió las manifestaciones de respaldo al Vicepresidente Carlos Julio Arosemena Monroy, que a la postre tomó el poder. URJE. Fue entonces el grito viril y glorioso de una juventud que altivamente rechazaba arrodillarse ante el poder de los corruptos. Vivíase en toda su euforia los primeros tiempos del triunfo revolucionario cubano y la Agencia Central de Inteligencia Americana CIA. creó un ambiente de zozobra nacional para obligar a Arosemena a romper relaciones diplomáticas con el régimen de Fidel Castro, lo que a la postre consiguieron, utilizando todo género de porquerías.

El 28 de Marzo de l.962 el Coronel Aurelio Naranjo, ( 2 ) Jefe de la III Zona Militar con sede en Cuenca, amenazó con un golpe de estado. El Presidente Arosemena reorganizó su gabinete con elementos liberales y socialistas y cuatro dias después rompió relaciones con Cuba, Checoeslovaquia y Polonia. Unos cincuenta jovenes urjistas, movidos por sus ideales de justicia y juventud, se dieron cita en las selvas de Santo Domingo a orillas del rio Toachi, con propósitos guerrilleros. Al ser apresados sin combatir, aunque Jaime no estuvo entre ellos, se desató una intensa persecución en su contra.

Los sucesos del Toachi concitaron la atención de la prensa mundial dominada por las grandes cadenas publicitarias de los Estados Unidos, que agrandaron la noticia hasta lo indecible. La prensa nacional, más parca y realista, calificó a la acción con el nombre de “La Guerra del Pinol”, por cuanto los muchachos guerrilleros, en su ingenuidad y bobería

( 1 ) En los primeros meses de 1.96l se hallaba preso en la Cárcel Pública Municipal de Guayaquil en represión por su activa participación en varios levantamientos estudiantiles contra el IV velasquismo, cuando apareció en la prensa la convocatoria a un Concurso de Cuentos que se denominó Cuba Libre. Favorecido por las musas de la cárcel escribió Levantamiento y obtuvo el Primer Premio consistente en un viaje ida y vuelta a La Habana y un mes de estadía pagada, pero como su prisión se prolongó más allá de la fecha prevista, se quedó alborotado y con los churos hechos.
se habían apertrechado con varios paquetes de esa harina como único alimento. Sin embargo, lo del Toachi trajo cola y provocó una crisis interna en URJE. De la que se Aprovechó el adocenado Partido Comunista para manipular una Convención del Movimiento y lograr la expulsión de Jaime, Jorge Rivadeneira Altamirano, Edison Carrera Cazar, Alfredo Vera Arrata y otros dirigentes más, culpables de un permanente cuestionamiento al comunismo oficial ecuatoriano que marchaba a bandazos, apoyando a veces a personalismos y circunstancias y en otras y en otras orientado al servicio de las masas. Durante este período predictatorial permaneció detenido en diferentes cárceles o bajo apremio y persecución, pero en tiempos libres trabajaba para la redacción de la revista “Mañana” y desde el 58 había del

( 2 ) El Coronel Aurelio Naranjo era tan simplón que se dejaba decir en su cara Coronel Orange, sin comprender que era una burla para quien ostentaba la Jefatura de la Zona del Azuay. Entre el 61 y el 63 permitió que grupos de civiles de derecha ( paramilitares ) pusieran bombas en las puertas de las iglesias, propiciando un ambiente de inseguridad. Otras tropelías de igual laya también se cometían a su sombra y el pobre creía que con ello libraba al país a librarse del peligro comunista. El 28 de Marzo del 62 dio un ultimatum al gobierno para que rompiera relaciones diplomáticas con los países de la Cortina de hierro. Su golpe incruento creó una gravísima crisis política y de gabinete. El Coronel Teodoro Bogart, Jefe del Comando del Pacífico Sur, llegó de urgencia a Cuenca y el gobierno de Arosemena tambaleó, reorganizando su gabinete y advino el rompimiento solicitado. El 11 de Julio del 62 Naranjo tuvo la debilidad de permitir que unos cuantos exaltados trataran de incendiar la villa del rector de la Universidad, Dr. Carlos Cueva Tamariz, quien tuvo que hacer varios tiros al aire para amedrentarlos. A los pocos dias fue llamado a Quito y se ocupó el Ministerio de Defensa de la dictadura pero se quemó políticamente y salió de la cartera del ejército. Con el dinero se su cesantía adquirió una finquita en Santo Domingo de los Colorados y un Jeep nuevo. En un viaje a Cuenca llenó el jeep de papayas maduras cosechadas para sus amigos y por supuesto llegaron tan aporreadas que no pudieron ser comidas por nadie. Por su falta de preparación como agricultor no le fue bien y terminó por volver a Cuenca donde contaba con amistades. Para la caída de la Junta Militar de Gobierno en Marzo del 66, cometió la imprudencia de concurrir al Cabildo ampliado convocado por las fuerzas vivas. Alguien del pueblo le reconoció entre las masas y fue perseguido varias cuadras al grito de ¡Allí va Naranjo! le acorralaron en una esquina del parque Calderón y ya lo iban a linchar cuando lo salvó la oportuna intervención de Cueva Tamariz. Rodeado como estaba, en un descuido del público volvió a correr y logró introducirse en la botica del Dr. Benjamín Sojos que fue sitiada y nuevamente Cueva Tamariz le libró de la ira popular, pidiendo el auxilio de algunos particulares que lo condujeron detenido a un cuartel de Policía donde permaneció detenido varias horas hasta que se olvidaron de él. Retirado de toda actividad, en honrosa pobreza e ignominioso abandono, falleció por los años 80 sin pena ni gloria, quien había sido todopoderoso golpista el dia del Naranjazo, nombre con el que ha pasado a la historia su ultimatum anticomunista, noticia escandalosa en toda América, pues presagiaba la etapa del Macartismo criollo o cacería de comunistas.

Comenzado a investigar en los archivos de la Asistencia Social, del Ministerio del Tesoro y otras entidades, sobre el gravísimo problema socio económico Ecuador.

En Noviembre del 62 finalmente pudo editar el primero de sus exitosos libros: “El Yugo Feudal” en 204 pags. ensayo calificado de terrible por sus cifras incontrastables y que ha conocido seis ediciones masivas y que al conmocionar la conciencia del país le atrajo una rápida fama, contribuyendo para que dos años después se dictara la Ley de Reforma Agraria y Colonización. Este ensayo, como el resto de su producción, lo escribiría bajo situaciones de apremio y de lucha, perseguido, oculto, en dolorosas condiciones económicas.

Con el ascenso de la Junta Militar de Gobierno el 11 de Junio de 1.963 se clausuró “Mañana” y pasó a la clandestinidad. En Septiembre tuvo que asilarse con varios compañeros izquierdistas en la sede diplomática de Bolivia y partieron al exilio. Un mes después, hallándose en ese país, se publicó que Teodoro Bogart, Jefe del Comando del Pacífico Sur, acababa de arribar a La Paz. Como los ecuatorianos conocían que Bogart fue pieza clave del golpe de estado del 62, pues había impulsado el pronunciamiento de Naranjo en Cuenca y dado el ambiente golpista que encontraban en Bolivia, los ecuatorianos decidieron apresurar el viaje a Cuba, para evitar que se les involucrara en fingidas acciones.

En La Habana trabajó entre el 64 y el 65 en la Agencia de Noticias Prensa Latina. El 65 viajó un tiempo a Chile, luego estuvo en Perú y finalmente regresó en secreto al Ecuador, a la clandestinidad. Ese año se publicó en los diarios de Quito la noticia tomada de “O Globo” de Rio de Janeiro, sindicándole de ser de los principales lugartenientes del Coronel Francisco Caamaño en la fallida revolución de República Dominicana. El asunto causó gran revuelo, fue delatado y apresado en una villa de La Atarazana. El parte del gobierno, comunicando su detención, afirmó textualmente “Elementos de vasta inteligencia, sumamente peligrosos” . Jaime relata que el General de Policía, Jorge Narváez, le pegó con un candado en el rostro. “Fui incomunicado cinco dias y al quinto me investigaron toda la mañana. Permanecí diez meses preso entre el Cuartel Modelo, la Cárcel Municipal y la Penitenciaría Modelo del Litoral, correspondiendome el honor de inaugurarla. Finalmente me pasaron al Panóptico en l.966, donde organicé una huelga de hambre con sesenta presos. Al tercer dia cayó la Junta Militar de Gobierno y los guardias nos abrieron las celdas. Salimos vitoreados por el pueblo , que nos llevó en hombros hasta la Plaza de la Independencia, donde Jorge Chiriboga y yo pronunciamos sendos discursos. Los juicios se fueron al diablo y los dictadores se escondieron y fugaron al exterior, enjuiciados por delitos de lesa humanidad y cubiertos de ignominia.”

Entonces volvió a llevar su vida de hogar y le periodismo le contó entre sus miembros. En l.967 editó su poemario “La flor y el fusil” en 87 pags. que en buena parte contiene vivencias en la cárcel. Lamentablemente mucha de su poesía escritas a salto de mata se fueron quedando inéditas en el camino.

Entre l.968 y el 69 vivió en México escribiendo en la revista “México Moderno” , en el periódico “El Dia” y como locutor en “Radio Universidad”. Por eso le tocó ser testigo cercano de los sangrientos sucesos de la plaza de Tlatelolco.

Otra vez en el Ecuador, fue contratado como Director del Departamento de Investigaciones socio económicas de la Universidad de Loja y entre Agosto del 69 y Febrero del 70, contando únicamente con un fondo de veinte mil sucres, realizó una ardua tarea con cuestionarios y evaluaciones, ayudado por más de veinte personas en su mayoría estudiantes universitarios y redactó un lacerante Informe titulado “ Los Campesinos de Loja y Zamora,” conmocionando nuevamente a la conciencia nacional en l.973, como prueba del fracaso de la Reforma Agraria en el Ecuador, a los nueve años de haber sido aplicada. También el 70 editó un segundo poemario “El aire del hombre” en 120 pags. se instaló en Quito y ocupó la dirección del Semanario “Orientación” , fundado un poco antes por su padre, órgano de la Universidad Central. En esos dias la Imprenta Universitaria fue destruída por una bomba , de lo que se acusó al Ministro de Defensa y fueron asesinados los presidentes de las FEUE de Quito Milton Reyes y de Guayaquil Rafael Brito Mendoza. De estos crímenes fue responsable el aparato represivo montado por la dictadura civil del Presidente Velasco Ibarra y como “Orientación” seguía saliendo en otras imprentas y denunció esos crímenes con fotos y documentos.

..............................................................................................................................................................