VOLVER A LOS TOMOS
..............................................................................................................................................................
 

ALBERTO YCAZA CARBO
GOBERNADOR DEL GUAYAS.- Nació en Guayaquil el 8 de diciembre de 1873. Hijo legítimo de José Vicente de Ycaza Paredes rentista y de Virginia Carbo y Aviles, guayaquileños.

Desde 1880 hasta el 85 estudió en la escuela del profesor Tomás Martínez. El 86 se matriculó en el San Vicente del Guayas y graduó de bachiller en Filosofía en 1891. Habiendo fallecido su padre y siendo el hijo mayor, para ayudar a su madre viuda, ingresó a la compañía chilena "Sudamericana de Vapores" que hacía el servicio de transporte de pasajeros y carga entre los puertos de Valparaíso y Panamá, trabajando como ayudante de contador a bordo de uno de los buques. Después lo ascendieron a Sobrecargo.
Para el incendio grande del 5 al 6 de octubre de 1896, bregó obstinadamente contra el fuego que iba consumiendo la ciudad y la noche del 6, rendido de cansancio, se retiró con su primo hermano Guillermo Higgins Carbo a la casa de los Higgins en las Peñas, donde se quedó dormido en una hamaca; pero; al amanecer las llamas alcanzaron las casas de ese barrio y todo fue tan rápido que solo atinó a lanzarse al río; nadó, hasta el muelle de "Aspiazu State Umited" a la altura de la calle Orellana y caminando con su primo por el muro del malecón llegaron sin zapatos hasta la calle Municipalidad, hoy 10 de Agosto, alojándose provisionalmente en casa de su tía Dolores Ycaza de Olmedo, que estaba desesperada. Esta dura experiencia le motivó a ingresar al Cuerpo de Bomberos.

Tiempo después viajó a Inglaterra y Francia y se estableció en París por varios meses. A su regreso a Guayaquil contrajo matrimonio con Susana Pareja Llaguno.

El 31 de diciembre de 1899 formaba parte del directorio del Club de la Unión y su nombre consta en la elegante esquela de invitación al baile de gala con que la sociedad guayaquileña recibió la "aurora del nuevo siglo". En 1900 nació su hija María Mercedes, después casada con Francisco Illescas Barreiro.

En 1902 actuó en el incendio del Carmen que terminó con la parte de la ciudad que el incendio Grande había respetado. Fue designado Subintendente de Policía y miembro del Club Nacional.

Para 1904 fue ayudante de la compañía ''Bolívar" No. 10. En 1905 viajó por segunda ocasión a Europa, esta vez acompañado de su esposa y radicaron 2 años en París. No era hombre rico, pero gozaba de bienes y comodidades. En 1907, por asuntos de comercio, permaneció por varios meses en Lima. El 8 fue designado miembro de la Sociedad Filantrópica del Guayas; ese año falleció su esposa de fiebre amarilla. Desilusionado, viajó por tercera vez a París, donde permaneció hasta el año 10.

De regreso a Guayaquil fue designado el 1911 Administrador del Cementerio General de la Junta Municipal de Beneficencia. Entonces el antiguo Cementerio Católico era un sitio tétrico y calamitoso, el terreno un fangal y producía pérdidas económicas que la Junta venía amortizando anualmente. Ycaza se dedicó con ahínco a la construcción de nuevos cuerpos de bóvedas y a la refacción de los ya existentes. Terraplenó y urbanizó el terreno e inició la venta de sitios para mausoleos. Construyó la hermosa cerca y puertas de cerramiento, las dotó de artísticas rejas de hierro, colocó bancos art nouveau, trazó veredas y calzadas y en fin, hizo pintar todo de blanco, de suerte que en poco tiempo lo transformó, pasando a ser uno de los más hermosos de Sudamérica. En estas labores y en las de administración gastó años de su vida, pues era un funcionario ejecutivo y responsable.

En 1912 se asoció con Rodolfo Baquerizo Moreno y viajaron a Nueva York a establecer contactos de negocios con fabricantes de fonógrafos, teléfonos y máquinas de escribir. De regreso pusieron un almacén que funcionó bajo la razón social de "Ycaza & Baquerizo" por muchos años, pues siguieron importando toda clase de aparatos eléctricos y hasta equipos de cinematografía, siendo los pioneros de este negocio. En 1914 realizaron un nuevo viaje por el Canal de Panamá que ya estaba en funcionamiento.

Entre el 15 y el 16 desempeñó la Comandancia de la Compañía de Bomberos "Comercio" No. 20 y fue ayudante del Jefe de la II Brigada. En noviembre del 16 fue designado vocal de la Junta Patriótica del Centenario de la Independencia de Guayaquil que presidió Enrique Baquerizo Moreno, con quién le unía una entrañable amistad.

En diciembre contrajo segundas nupcias con Rosa Borja Febres Cordero; fue un matrimonio bien avenido y tuvieron dos hijos: Alberto y Gustavo.

En 1918 fue concejal de Guayaquil, bajo la presidencia del mismo Enrique Baquerizo Moreno. A este concejo le correspondió inaugurar la hermosa columna de la Plaza del Centenario. Entonces Ycaza tuvo la oportunidad de conocer y tratar al Ing. Federico Páez, Jefe de Obras del Consejo.

En 1919 estaba afiliado al Partido Liberal y habiendo surgido una fuerte corriente de simpatía a favor de la candidatura presidencial del Dr. José Luis Tamayo, presidió la delegación que fue a Quito en representación de la Junta Liberal del Guayas, con el fin de buscar la unidad partidista; pues, allá apoyaban al Dr. Gonzalo S. Córdova. La delegación fue bautizada con el nombre de "Los Tres Albertos", pues estuvo constituida por Alberto Ycaza Carbo, Alberto Guerrero Martínez y Carlos Alberto Arroyo del río. Los delegados viajaron en ferrocarril y fueron recibidos por los miembros de la Junta del Pichincha, Carlos A. Arteta, Luis Calisto M., Alberto Coloma Silva, Miguel Ángel Albornoz, José Julio Andrade, Manuel María Sánchez, Pedro J. Dávalos, Carlos Manuel Tobar y Borgoño y por el propio Dr. Gonzalo S. Córdova. Luego de varias deliberaciones se acordó lanzar la candidatura de Tamayo para el año 1920 y de Córdova para el 24, como efectivamente sucedió. La Junta del Pichincha y la Delegación del Guayas se banquetearon, cursándose las invitaciones con fecha 30 de enero simultáneamente como era de estilo y lo exige la etiqueta francesa, en cuyo idioma se imprimieron los menú. La prensa liberal placista consideró el acuerdo como ' 'verdaderamente salomónico, mientras el resto de la opinión pública se escandalizaba ante dicho reparto efectuado a vista y paciencia del país y con tanta desfachatez.

Entre el 20 y el 24 ejerció la Jefatura Política del Cantón y en este período delineó las diferentes parroquias de Guayaquil a efecto de señalar las jurisdicciones de los tenientes políticos. El año 22, al día siguiente de ocurridos los sucesos del 15 de noviembre, asumió accidentalmente las funciones de Gobernador del Guayas por excusa del titular Enrique Pareja y Pareja y con tino dialogó con los dirigentes de la "Confederación Obrera del Guayas" que habían quedado con vida.

En 1924 y en ejercicio de la Gobernación, se opuso a una irrita resolución del Concejo que pretendía excluir del desempeño de los cargos municipales a los periodistas y fue aplaudido por el diario "'El Guante". En agosto del mismo año ayudó a la Misión Italiana de Comercio que arribó a Guayaquil en la Real Nave "Italia" y por ello fue condecorado con la Cruz de Saboya en el grado de Comendador.

El 9 de julio de 1925 estalló la revolución que depuso al Presidente de la República, Dr. Gonzalo S. Córdova y se tornaron agitados y difíciles los días. En Guayaquil cerró sus puertas el Banco Comercial y Agrícola”; en 1927 fue clausurado el diario "El Guante". La gente comenzó a reclamar por un sistema federativo más acorde con los tiempos modernos que se vivían y se cantaba en las calles y plazas el himno que comienza así: "Aquí estamos nosotros, la juventud costeña, dispuestos a la lucha, por la Federación", aumentando la oposición a la Jefatura Suprema del Dr. Isidro Ayora.

En marzo de 1927 surgió una conspiración a favor del Gral. Francisco Gómez de la Torre, debelada por las autoridades que apresaron en Quito a varios implicados. En Guayaquil fueron detenidos Enrique Baquerizo Moreno, Alberto Ycaza Carbo, Alberto Guerrero Martínez, Francisco Heleodoro Ferrusola Morlas, Eduardo Sotomayor y el periodista José Vicente Peñafiel, entre otros, contra quienes se dictó orden de destierro a Chile; pero el Gobernador del Guayas, Dr. Vicente Paz Ayora se negó a firmar los pasaportes y prefirió renunciar. En tales circunstancias el Gobierno recapacitó y conmutó las penas. A Ycaza le correspondió sufrir un confinio en Riobamba durante seis meses.

Para las elecciones de 1931 fue electo diputado por el Guayas y habiéndose atrasado en viajar a Quito no asistió a la sesión en que el Congreso Nacional discutió y votó por la descalificación del Presidente electo Neptalí Bonifaz.

En 1935 el Ejército encargó el mando al Ing. Federico Páez; el 6 de febrero de 1936 Ycaza fue nombrado Gobernador del Guayas y de inmediato asumió la solución de los más importantes problemas de la provincia. Una de sus preocupaciones fue el abastecimiento de agua y el 27 de mayo solicitó la creación de la Junta Autónoma de Agua Potable para Guayaquil. También afrontó con energía la escasez y especulación con los productos de primera necesidad y solicitó la prohibición de la exportación de arroz y la regulación de la importación de azúcar. Se preocupó del despacho en trenes expresos del azúcar requerida en la Capital. Gestionó las autorizaciones necesarias para que el Concejo de Guayaquil emitiera bonos que permitieron financiar varias obras prioritarias en la ciudad. Realizó una serie de reuniones para encontrar solución al control de las aguas de los ríos, estudiar su dragado y evitar las inundaciones en la Cuenca del Guayas, sin embargo, durante la injusta e inmoral persecución contra las izquierdas de Páez y Bayas, se prestó para sacar del país (desterrar) a ciudadanos inocentes y valiosos.

En 1936 recibió el agradecimiento oficial por su intervención en los asuntos que interesaban a la ciudad y del Concejo Cantonal de Quito un voto de aplauso.

El 10 de julio de 1937 "El Universo" publicó una caricatura titulada "La Cena" y el Ministro de Defensa Nacional, Gral. Alberto Enríquez Gallo, sintiéndose aludido, ordenó la inmediata clausura del diario. Ycaza se negó a ejecutarla dada las relaciones de amistad literaria de su esposa con el director del Diario. El Ministro de Gobierno, Dr. Aurelio Armando Bayas, insistió por telegrama y nuevamente Ycaza se opuso. Enríquez estaba violento y sostenía que se había ofendido la dignidad del Ejército. Bayas parecía tímido, ambos presionaban. Ycaza renunció la Gobernación y "El Universo" fue clausurado aunque luego lo reabrieron pasado el momento y previa explicación que tuvo dicho diario que dar al Ejército y que apareció en primera página.

La caricatura, si embargo, resultó profética, cuando al poco tiempo Enríquez, asumió violentamente el poder, destituyendo a su padrino de bautizo el Ing. Páez.

En 1938 Enríquez convocó a la Asamblea Nacional Constituyente y los liberales del Guayas eligieron a Ycaza para Director de la Junta Provincial. El ambiente político estaba alborotado; así pues surgieron dos candidaturas liberales a la Presidencia de la Asamblea. Los tradicionales se agruparon con Carlos Alberto Arroyo del Río, pero un fuerte núcleo apoyaba a Francisco Arízaga Luque, tornándose ambos bandos irreconciliables.

Ycaza, Leopoldo Izquieta Pérez y Washington García Moreno, para superar el impase, terciaron en favor de la candidatura de Enrique Baquerizo Moreno, quién prefirió mantenerse al margen del problema y luego de varios graves incidentes se produjo la desafiliación de Arízaga del Partido Liberal y la renuncia de Ycaza de la Dirección de la Junta. Ycaza no había sido partidario de Arroyo aunque era su amigo y el incidente sirvió para distanciarlos, aunque por poco tiempo, pues ambos eran liberales afiliados e Ycaza figuraba como "baquericista", grupo político que tantos años había dominado la política citadina y que ya marchaba con el "arroyismo".

En 1938 ocupó el Decanato del Cuerpo Consular al que pertenecía como Cónsul General de Haití. En 1939 obtuvo del presidente Dr. Aurelio Mosquera Narváez el establecimiento de las relacionas diplomáticas entre Ecuador y Haíti..

El 16 de septiembre de 1939 "El Universo" colocó su retrato en el salón principal del diario.

En Octubre de 1942, estalló el incidente de las tumbas morosas, es decir, aquellas que estaban en mora con el pago de canon de arrendamiento. Ycaza había ordenado que las desocuparan y los restos fueren arrojados a una fosa común, es que al saberse escandalizo a la prensa y sirvió para crearle una corriente de opinión negativa. Por ese motivo prefirió renunciar, y tras largos años de servir a la Junta de Beneficencia se retiró presentando un informe de 20 páginas con cifras y estadísticas de su gestión y un recuento de sus actividades. Dejaba un Cementerio General hermosísimo y productivo.

En 1943 viajó a Quito con su esposa, residiendo hasta 1945. Ese año regresó enfermo a causa de una grave afección cardiorenal, su vida se fue apagando con diferentes molestias y falleció en la Policlínica Nacional a los 74 años de edad, el 14 de julio de 1948. Su trato exquisito y caballeroso; fue una personalidad social.