VOLVER A LOS TOMOS
.....................................................................................................................................................................

CARLOS JULIO AROSEMENA TOLA
PRESIDENTE INTERINO DE LA REPÚBLICA- Nació en Guayaquil el 12 de Abril de 1888. Hijo Legítimo de Eduardo Manuel Arosemena Merino, bautizado en Panamá, quien vino a Guayaquil en 1865, se dedicó al comercio en la prestigiosa casa bancaria panameña "Pérez, Planas, Obarrio y Co"., dedicada a la exportación de materias primas y a la compra y venta de divisas y descuento de documentos, donde trabajó y se relacionó con el comercio. Casó sus primeras nupcias con su prima hermana Juana Rosa Merino Ortega. El 74 fue designado Gerente del Banco del Ecuador, funciones que desempeñó con encimiento hasta su muerte ocurrida en 1917. Casado en segundas nupcias con su prima Segunda Catalina Tola Merino dirigió las finanzas guayaquileñas durante 43 años siendo uno de los más influyentes hombres del país. El 21 de Diciembre de 1883 fundó el Banco Territorial y fue presidente de su primer directorio y en 1888 presidió la recién creada Junta de Beneficencia Municipal de Guayaquil.

Desde 1892 el joven Carlos Julio cursó los dos primeros grados en la escuela del preceptor Tomás Martínez habiendo sido uno de sus profesores el también joven Juan de Dios Martínez Mera. En 1895 fue enviado con su hermano mayor Luis Alberto a Panamá, en el vapor Ecuador de la Pacific Steam Navegation Co. "Los niños, convencidos de que volverían pronto pidieron a su madre que les cuidara sus juguetes que dejaban guardados en cajones de madera. Fue una escena conmovedora pues su madre sabía que no regresarían hasta después de muchos años". Viajaron encargados al Capitán de la nave, quien se aseguró que llegaran sanos y salvos a su destino.

En 1898 ingresó al Colegio Seaton Hall, en South Orange, New Jersey y se distinguió en matemáticas, aprendiendo latín, griego, literatura, ciencias, historia, música, catecismo y como materia opcional piano. Durante las vacaciones de verano viajaban a Filadelfia a casa de su tía Carmen Arosemena Merino Vda. de Cooke. Posteriormente se matriculó en la Facultad de Medicina de la U. de Cornell en New York y luego de dos años de estudio comprendió que no tenía vocación y mas le valía regresar a Guayaquil.

En 1905, tras once años de ausencia entró a trabajar sin sueldo al Banco del Ecuador. Recién dos años después y solamente cuando había probado que servía para banquero, su padre aceptó pagarle.

Durante la movilización nacional de 1910 se enroló como soldado en la reserva del ejército y el 30 de Diciembre de 1915 contrajo matrimonio con la joven Laura Monroy Garaycoa, muy menor a él, fueron felices y tuvieron una larga familia compuesta de siete hijos.

Era un joven de 27 años, de estatura baja y contextura delgada, que hablaba un fluido inglés, vestía trajes de lino blanco a la usanza americana y corbatas de lazo de colores discretos. Sus costumbres sencillas y metódicas. Su trato formal, caballeroso, educado y jovial; se hacía querer de todos pasando por el mundo sin despertar animadversiones.

En 1917 falleció su padre, dos años después renunció en el banco y puso una pequeña tienda de venta de conservas, embutidos, chocolatería y otros productos de la afamada marca “Morris y Co.” de Londres. Fue su ayudante el joven Gonzalo Ycaza Cornejo.

Después amplió el ramo de sus actividades y se dedicó al cambio de moneda y representaciones. Colocaba seguros de la “Fidelity Phenix Ins. Co.” y se afilió a la “American Foreign Insurance Association” de New York, marginándose una comisión neta del 5 % en estas operaciones.

Hacia 1.920 y considerando que muchos comerciantes de la plaza necesitaban descontar sus carteras para incrementar el monto de sus operaciones, empezó a madurar la idea de fundar un Banco. La publicación América Libre así lo anunció: “Carlos Julio Arosemena últimamente ha dedicado sus energías y el sabio caudal de su experiencia obtenida en su larga práctica bancaria y comercial, al arduo estudio de la fundación de un nuevo banco de descuento, que interviniere ultimamente en diversas transacciones y operaciones de bolsa, que escapan a la actividad general y complicada de los bancos establecidos en Guayaquil”.

Ese mismo año, con la ayuda de Lautaro Aspiazu Carbo y sus cuñados Gustavo y Bolívar Monroy Garaycoa, a quienes encomendó la tarea de interesar a terceros y colocar las acciones, fundó el Banco de Descuento en la esquina de 9 de Octubre y Córdova, bajos del Club Metropolitano, suscribiendo personalmente los cien mil sucres del capital social que elevó a un millón quinientos mil dólares, equivalentes entonces a cuatrocientos ochenta mil americanos; aunque la suma resultó insuficiente y hubo que aumentarla con nuevas inversiones a más del doble, siendo los primeros accionistas el propio Azpiazu Carbo, Luis Orrantia Cornejo, Adolfo Gómez y Santistevan, Jacinto Jijón y Caamaño de Quito, Juan Aguirre Oramas, Félix González, Rubio Acevedo, etc. y otros que sumaron casi medio millar.

En 1923 adquirió una propiedad a Rafael Guerrero. El 25 escribió “How to invest $ 100.000 assuming this sum represents the fortune of a widow and two children” en 10 pags. que apareció bajo el título de “Investing for a widow” en la pag. 7 del semanario económico newyorkino “Barron's” el 15 de Febrero; de 1926.

Mientras tanto el banco se había vinculado a numerosas instituciones de su clase en los Estados Unidos y Europa, mas en Septiembre de 1926 el gobierno se incautó del oro físico de propiedad de los bancos que utilizó para respaldar sus emisiones de billetes, Arosemena y otros más protestaron inútilmente; pues, para colmo, el banco de Descuento fue multado con seis mil sucres por no haber recogido sus cheques circulares a tiempo.

El 16 de Febrero de 1.928 Arosemena enfermó gravemente de tifoidea y guardó cama por algunas semanas, luego mejoró y viajó a restablecerse en Data, de donde siguió a vacacionar en Panamá. Reintegrado a sus labores el 2 de Julio, descubrió que en su ausencia se había practicado un cuantioso desfalco, que denunció a las autoridades de policía para el enjuiciamiento de los culpables.

Algunos accionistas quisieron aprovechar el escándalo y apoderarse del control administrativo y de la gerencia y al no poderlo hacer se declararon abiertamente hostiles y propusieron al Congreso una reforma a la Ley de bancos por la cual se disponía la liquidación de los que no declararen dividendos en cierto número de años.

El Descuento no los venía pagando ni los pagó después sino hasta el 33 pues tuvo que absorver setecientos diez mil sucres de pérdidas por causa del desfalco; sin embargo, en todos esos años siguió entregando gratificaciones a sus empleados a pesar de que escaseaba el circulante y se vivía la asfixia económica propia de la gran depresión mundial, que en el Ecuador se sumó a la baja de las exportaciones del cacao.

Era indudable que ya gozaba de toda la confianza del público pues para 1.931 en que cerró sus puertas el Banco del Ecuador, pasó a liderar los negocios de la ciudad conjuntamente con La Previsora, cuyo gerente era Víctor Emilio Estrada.

En 1935 creó la sección Mandato con motivo de los quince años da funcionamiento. El 4 de Septiembre del 36 la Municipalidad de Guayaquil acordó emitir bonos de amortización gradual por seis millones setecientos mil sucres entregando en garantía el fideicomiso de parte de sus rentas, el Banco de Descuento vendía libremente los bonos entre los inversionistas particulares, pagaba su interés anual y los redimía cuando salían sorteados o se vencían. La idea fue un éxito en la práctica y permitió a la Municipalidad construir sus muelles y mercados.

El 39 el Banco fue molestado por el Superintendente Carlos Uribe Quiñónez, quien desde Quito quería dirigir las cuentas y protestaba por la cuantía de los créditos concedidos a la Municipalidad; sin embargo en 1940 solucionó sus diferencias con la Superintendencia y el 41 había duplicado sus depósitos que alcanzaron los veintiún millones setecientos cincuenta mil sucres; entonces la Previsora empezó a temer la competencia. Ese año Arosemena fue designado miembro de la Junta de Beneficencia Municipal y en septiembre del 42, al ocurrir el fallecimiento de Luis Vernaza y la excusa de Luis García, comenzó a presidirla y allí se mantuvo hasta su muerte el 52, con dos períodos de licencia: 1) El 47-48 a causa de su presidencia y 2) El 49-52 por su larga enfermedad, de suerte que su actividad sólo fue de seis años, pero no por ello resultó menos difícil pues al iniciar su período la Beneficencia soportaba una dura crisis financiera y mantenía un déficit de casi medio millón de sucres, causado por la retractación general de las transacciones económicas en los planos nacional e internacional (la invasión peruana y la segunda guerra mundial) que había elevado desmesuradamente los precios de los alimentos, aumentando el costo de sostenimiento de los servicios. Arosemena disminuyó el déficit con una mejor ordenación administrativa, la consolidación de condiciones financieras que pudo mantener durante algunos años de su período merced a la intervención del Banco de Descuento y el auge de ventas y arriendos de terrenos en la Atarazana al norte de Guayaquil.

El 43 asumió la Vicepresidencia de la Liga Ecuatoriana Antituberculosa (L.E.A.) El 29 de Abril de 1944 el banco aumentó su capital pues sus cuentas corrientes, depósitos a la vista y a plazo así lo requerían. Igualmente habían aumentado las operaciones diversificándose hasta formar una nutrida red de servicios. El 45 cumplió el banco sus bodas de plata y Arosemena recibió un cordial homenaje de la Cámara de Comercio y otro del Programa radial Vida Porteña. El 3 de Agosto fue agasajado en el Club de la Unión. Ese año fue uno de los gestores de la creación del Comité Ejecutivo de Vialidad y el presidente Velasco Ibarra lo designó Liquidador de la Cooperativa arrocera de propiedad de la Piladora Modelo y habiendo concluido exitosamente esas gestiones el 46, le asignó cien mil sucres en calidad de honorarios, que Arosemena donó a la Beneficencia en memoria de sus padres.

............................................................................................................................................................................