VOLVER A LOS TOMOS
.....................................................................................................................................................................

ALFREDO COSTALES SAMANIEGO
INVESTIGADOR Y ETNÓLOGO. - Nació en Riobamba el 8 de Junio de 1925. Hijo legítimo de Alfredo Costales Cevallos, agricultor en Cajabamba y dueño de tierras en Latam, quien llevaba un diario de sucesos de su vida y dejó una gran cantidad de libretas escritas. También fue autor de un estudio histórico de la virgen titulado La Azucena de Puruhá, de la monografía Riobamba y su Provincia y del ensayo biográfico Pedro Vicente Maldonado y la posteridad. Miembro fundador en 1944 del Núcleo del Chimborazo de la C.C.E. y su tesorero por algunos años; y de María Samaniego Chávez, natural de Punín y "buena chacarera".

Su nodriza indígena María Tacuri le enseñó el quichua puruhay y de seis años recibió las primeras letras en la escuela municipal Simón Bolívar de Riobamba donde también cursó la primaria, pasando al San Felipe Neri de los Jesuitas en la secundaria, hasta que se graduó de Bachiller.

Desde pequeño sintió una innata vocación por la investigación en todas sus fases. En 1942 asistió durante los tres meses de vacaciones a los arqueólogos John Coller y John Murray que excavaron en el Chimborazo. Después atendía en horas libres al Deán Juan Félix Proaño, quien le enseñó el pasado regional de la provincia desde los antiguos tiempos puruhaes.

El 46 viajó a Quito, arrendó un cuarto en la casa de las Señoritas Ampudia, se matriculó en la facultad de Jurisprudencia solo para complacer a su padre y dio a la luz el resultado de sus primeros trabajos arqueológicos bajo el título de "Los Puruhayes" en la revista de la Facultad de Filosofía y Letras en 76 páginas y "Puruhá estudios arqueológicos". Mientras tanto también asistía a la Facultad de Periodismo donde conoció a Piedad Peñaherrera Araque, se casaron y pasó a vivir con los padres de ella.

En 1950 se licenció en ambas facultades y aunque no le agradaban las leyes culminó esos estudios el 52. Escribía incesantemente artículos de los más variados temas aunque principalmente de arqueología, pero comprendió que no tenía los conocimientos científicos para ser arqueólogo y que dicha ciencia además era árida y costosa. Por ello cuando el Dr. Félix Webster Mac Bride arribó a Quito con varios cartógrafos y geógrafos y fundó el Instituto Ecuatoriano de Antropología y Geografía, contando con la ayuda del sabio Paúl Rivet que acababa de regresar al país después de una larga ausencia, de la Dra. Dorothy Wieber, del Dr. Carlos Andrade Marín Baca, de César Cisneros que enseñó estadísticas y Ciencias Económicas y de los antropólogos Aníbal Buitrón y Bárbara Salisbury de Buitrón, "nos matriculamos Piedad y yo en el primer curso que se inició para sacar investigadores de campo, aprobamos un año de teoría y otro de prácticas y recibimos el título de investigadores sociales. Entonces el Ministerio de Previsión Social contrató un estudio de las Comunidades Indígenas para ver si era factible crear el Seguro campesino".

Costales había destacado desde el primer momento por su dinamia y preparación y fue designado Jefe del equipo de investigación y editor de los Informes que salieron publicados en 1952 en la revista del Instituto llamada "Llacta" que en quichua significa tierra o Patria y que apareció hasta el 74 con el No. 25 e impactó largamente en la conciencia del país por contener material etnográfico de primer orden.

El Instituto fue además el pionero de esta clase de trabajos en el Ecuador y cuando salieron los profesores extranjeros venidos con Mac Bride, quedó enteramente en manos del elemento nacional con una pequeña asignación inicial de setenta mil sucres anuales concedida por el gobierno, y no sin correr riesgos y trabajos como cuando el 66 el ejército incautó cinco mil mapas explicativos y a colores de la División política territorial del País, con la indicación de las provincias, cantones y parroquias y cuando el director Dr. Alberto Flores González denunció el abuso al presidente Clemente Yerovi, se supo que habían sido quemados en el interior del Ministerio de Defensa como material subversivo!!
Los trabajos iniciales del 52 son: 1) La Paz, un pueblo mestizo de la provincia del Carchi, en 127 páginas. 2) Human, 3) San Vicente de Pusir, 4) Chunazana, estudio de comunas jurídicamente organizadas, 5) Jaramijó, una comunidad de pescadores del litoral ecuatoriano, 6) Samborondón, en 64 páginas, 7, 8 y 9) Chobo, Gualzaqui y Manglaralto, en 142 páginas, y 10) El campesino de la provincia del Chimborazo, en 152 páginas. Igualmente ese año apareció un estudio suyo de etnología con el título "Mitología Puruhá" así como el ensayo de lingüística "Breve consideraciones sobre el idioma de los indios de los Colorados" y. "El Indio del Chimborazo, hombre desconocido".

En el Instituto Costales recibió la invalorable influencia del sabio etnólogo-antropólogo Paúl Rivet que unida a su formación como investigador del Deán Juan Félix Proaño le permitió descollar inmediatamente. Cabe indicar que cultivaba estrechísima amistad con su profesor de Sociología en la Universidad Central Dr. Pío Jaramillo Alvarado que lo formó historiador. El 53 editó "Pacha Duchicela madre de Atahualpa y "Riobamba la ciudad mártir del siglo XVIII". El 54 la biografía con documentos de Fray Pedro Bedón Pineda en 38 páginas, y un estudio sobre la independencia de Riobamba llamado "Década sangrienta". El 55 expedicionó hacia los indios colorados examinando sus usos y costumbres y al año siguiente sacó en "Llacta" en 125 páginas "Los Indios Colorados" cuya segunda edición es de 1965, así como "Fernando Daquilema" en 138 páginas, también con una segunda edición el 62. El 57 apareció "Algunos artefactos prehistóricos esmeraldeños" en 37 páginas y "Los Shuaras" en 91 páginas.

El 58 pasó a la Junta Nacional de Planificación como Sociólogo del Departamento de Bienestar Social con S/. 3.000 mensuales y trabajó junto a Gonzalo Rubio Orbe y Agustín Cueva Dávila. Ya su nombre como especialista en esa ciencia era por conocido, pues Jaramillo Alvarado habíale dirigido en sus monografías Costales tenía la costumbre de visitar le todos los fines de semana en su quinta. "La Montaña" de la ciudadela "Las Casas" de Quito y allí charlaban interminablemente.
El 58 realizó un estudio sobre la ley de Reforma Agraria que denominó "Recolonización de las haciendas de la Asistencia Social", el 59 publicó "Investigación socioeconómica de la ciudad de Esmeraldas" y la Junta le confirió una beca para estudiar en la Escuela de Antropología de la Universidad Autónoma de Méjico hasta el 60. Su tesis versó sobre los indios de las tierras de Tepic y obtuvo el título de antropólogo. En Méjico editó una monografía sobre la Provincia del Pichincha llamada "Karapungo" que no ha circulado en el Ecuador.

De regreso el 62 publicó "Condiciones del trabajo agrícola en la costa" en 51 páginas y un "Mapa arqueológico de la provincia del Pichincha" con la ubicación de los pueblos y ruinas arqueológicas y fue contratado por la Unesco como experto en sociología rural para estudiar la tenencia de la tierra y las condiciones del trabajo agrícola en Centroamérica. Ese fue un año de intensos trabajos y emociones, conoció las cinco repúblicas centroamericanas y un resumen de ese estudio apareció en la revista "Panorama" de Méjico el 65 y en "América Latina" de Río de Janeiro salió "Modismos y regionalismos centroamericanos" en 37 páginas.

Nuevamente en Quito como miembro de la Junta de Planificación formó parte de la Comisión de redacción de la Ley de Reforma Agraria y prestó servicios en el Instituto Latinoamericano de Investigaciones Sociales. El 64 dio a la luz "Evaluación de los recursos naturales y humanos de las parroquias San Antonio de Lulubamba y Pomasqui (Pichincha) Colimes (Guayas) San Juan Bautista de Punín (Chimborazo) y Santa Teresa de Ingapirca (Cañar) en 127 páginas, y con su esposa lanzó la biografía de Huayna Cápac en 326 páginas comenzando una colaboración entre ambos que se ha plasmado en numerosísimas publicaciones y continúa exitosamente, siendo el único caso que registra nuestras letras patrias en que unos esposos se complementen y armonicen intelectualmente tan bien.

Ese año volvió a salir del país, vivió en las selvas del Matto Grosso del Brasil por varios meses, estudiando la tenencia de la tierra y las modalidades del trabajo agrícola y para el Instituto de Reforma Agraria del Ecuador editó "Comunidades de la Península de Santa Elena" e "Informe sobre estructura agraria ecuatoriana". El 65 investigó la socio-economía de la hacienda Zulia de la Curia de Riobamba. El 69 "Área de Pimampiro. Los Microproyectos", salió de la Junta y aceptó ser profesor de prácticas de campo en la Escuela de Sociología de la Universidad Central, colaborando con su señora que dictaba Métodos y Técnicas.

El 70 dio a la luz la biografía del General Bernardo Dávalos León bajo el título de "El Lancero, historia de un pueblo y de un soldado" en 227 páginas. Existe una segunda edición y fue contratado por la Misión Andina para trabajar como investigador en el Ecuador por S/. 45.000 mensuales.

La Misión dependía de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que permitió a Costales realizar contactos y estudios en el país. Entonces aconsejó una política de fomento y desarrollo de las comunidades y editó tos Informes "Área de Pucayacu" en 157 páginas y "Área de Pimampiro" en 103 páginas y cuando Velasco declaró su dictadura en 1970 pasó la Misión a depender de la aviación y luego del Ministerio de Previsión Social. En tiempos de Morejón Almeida ordenaron estudiar los curriculums de todo el personal y Costales fue designado Director Técnico, mas con Rodríguez Lara el 74 decidieron desaparecer a la Misión. "Yo me opuse a ello y me mandaron a llamar a la presidencia, donde perdí los estribos y me insolenté con el dictador, quien no me dijo nada pero mandó a poner centinelas a la vista en mi villa, para que me apresaran cuando saliera de ella. Entonces llamé por vía internacional al Dr. Carlos Dugart, Director de la OIT para Latinoamérica y el Caribe, quien llegó al día siguiente a Quito en el vuelo de las once de la mañana y me trajo un pasaporte de las Naciones Unidas con el que pude salir sin problemas a Lima, designado experto en grupos de selva para Perú y Bolivia. Los centinelas quisieron apresarme pero viendo mi pasaporte me dejaron pasar al aeropuerto".

"Mi sueldo mensual fue fijado en dos mil quinientos dólares y poco después se me unieron mi señora e hijos; en el Perú trabajé un año en estudios etnográficos y antropológicos, fruto de ellos fue un extenso informe a la OIT que escribí en inglés y se publicó en los Estados Unidos.

............................................................................................................................................................................