VOLVER A LOS TOMOS
..............................................................................................................................................................
 

BARTOLOME CALVO
POLITICO Y PERIODISTA. Nació en Cartagena de Indias en Abril de 1815 y muy niño quedó huérfano y con su hermano mayor José Antonio se dedicaron a trabajar en el taller que les legó su padre, uno de los más antiguos impresores en la costa colombiana del norte; sin embargo se dio tiempo para concurrir a la Universidad de Magdalena donde realizó estudios de Jurisprudencia, sobresaliendo como poeta y orador. En 1848 dirigió el periódico “La República" pero la exacerbación de las pasiones políticas le obligó a emigrar al itsmo de Panamá donde obtuvo una plaza de cajista y luego la redacción de la parte española de la empresa "The Panamá Star" que refundió mas tarde con "The Panama Herald" para constituir “The Star and Herald " que luego dejó para fundar por su cuenta "El Correo del Itsmo", de cuya redacción se le distrajo para llevarlo a la Asamblea Constituyente de Panamá, a la Secretaría General y a la Gobernación del Estado, puesto que renunció en 1858 para ir a Bogotá como Jefe del Ministerio Público y en tal carácter, como Procurador General de la Nación, el día 1o. de Abril de 1861, en vista de haber expirado el cuatrienio del Presidente conservador Mariano Ospina, sin que el Congreso se hubiere instalado por falta de quórum por la guerra civil que se había desatado en todo el país, asumió la presidencia interina de la Confederación Granadina, antes llamada Nueva Granada.

Mas, tan grave era la situación, que tuvo que organizar su Ministerio apuradamente así: En la secretaría de Hacienda Ignacio Gutiérrez Vergara. En la de Gobierno y Guerra Juan Crisóstomo Uribe. En la de Relaciones Exteriores Manuel María Mallarino y siguió al frente del Ejército de la Confederación el General Joaquín París, que pocos días después se retiró del mando por enfermedad y fue encargado el General Ramón Espina, quien no pudo impedir que el 18 de Julio, luego de una lucha de seis horas, las fuerzas liberales al mando del General Tomás Cipriano de Mosquera, asaltaran y tomaran la capital. Entonces cayeron prisioneros el presidente Calvo y varios ciudadanos principales. El Secretario Juan C. Uribe pereció en el combate y entre los militares leales José María Plata y otros muchos más. El ex-presidente Ospina había caído prisionero en un combate librado en la Mesa días antes.

Mosquera hizo fusilar sin fórmula de juicio, el día 20, al Intendente de Cundinamarca Dr. Andrés Aguilar, al Prefecto de Bogotá Plácido Morales y al Coronel Ambrosio Hernández. Ospina y su hermano Pastor escaparon del cadalso por influencias, pero fueron llevados detenidos con el presidente Calvo y otras personalidades al castillo de Bocachica en Cartagena; mas, a fines del año siguiente, escaparon los Ospina y Calvo, quien pasó a San Juan de Puerto Rico y se empleó de cajista en la imprenta del historiador José Julian Acosta.

Allí permaneció algunos años pero las autoridades españolas le tomaron entre ojos y resolvió viajar a Guayaquil en 1867, acogiéndose a un llamado de su hermano Juan Antonio, que desde hacía cinco años estaba desterrado en el puerto en compañía del Dr. Luciano Jaramillo, con quien había fundado la imprenta de Calvo y Compañía en la calle Bolívar No. 134 y desde el sábado 14 de Marzo del 63 venían publicando "Los Andes", periódico neutral a pesar que sus propietarios profesaban el credo conservador.

El Dr. Bartolomé Calvo se colocó como Gerente de la Empresa de Gas y se asoció a su hermano en la imprenta y el periódico; era un escritor, que según opinión autorizada de Andrés Bello, sabía la lengua que hablaba. Además era miembro de Número de la Academia colombiana y en Guayaquil ocupó diferentes funciones honoríficas, como la presidencia del Comité cívico para la estatua de Bolívar; sin embargo, su estadía en el puerto no fue muy larga pues en 1876 fíguró en el Congreso de su Patria como candidato a la presidencia de la Unión para el período 1876-78 cuyo resultado por estados fue: Aquileo Parra 5 votos. Dr. Rafael Núñez 2votos. Bartolomé Calvo 2 votos y 1 en blanco y como no había mayoría absoluta de votos se pasó a la elección en el Congreso, con el siguiente resultado: Parra 48 y Núñez y Calvo 18 cada uno, resultando electo el primero.

En 1884 fue designado Ministro Plenipotenciario de Colombia en Quito. Los residentes colombianos y muchos ecuatorianos le obligaron a aceptar, pero la revolución que estalló en Colombia le hizo retardar el viaje que recién emprendió el 18 de Abril de 1886 y en esa ciudad murió el 2 de Enero de 1889.

El periódico Los Andes por ese tiempo estaba arrendado pues su propietario el periodista Juan Antonio Calvo Fernández había preferido el negocio de la imprenta. Por eso, desde el 2 de Octubre de 1886, lo dirigía José Luis Tamayo y lo administraba Manuel Tama Ponce en la Imprenta de Los Andes.

La Publicación se convirtió en trisemanal y prestó mayor atención a las noticias de la localidad, ramo que imponía el avance del periodismo, pero al producirse el fusilamiento del Coronel Luis Vargas Torres en Cuenca, Los Andes protestaron y su director fue confinado a Quito. Entonces se hizo cargo del periódico Numa Pompilio Llona, mediante arrendamiento de un año que se cumplió en Abril del 88. En ese período se editó bisemanalmente y con marcado carácter literario, con versos y prosa, acompañándole en la redacción su hijo Gonzalo Llona Marchena y José Antonio Campos.

Desde Mayo del 88 figuró como Director Amadeo Izquieta, en la administración José Julian González y los talleres se trasladaron a un local ubicado en P. Ycaza entre Pichincha y Olmedo.

Ya para ese tiempo Los Andes era vespertino y figuraban en su plana de redacción el Economista José Gomez Carbo, Francisco de Paula Aviles Cerda, Rafael María Mata, Manuel J. y Ezequiel Calle, Rómulo Norero y Rosendo Aviles Tolosano.

Desde 1891 Los Andes fue diario y trabajaba en él Nicolás Augusto González Tola. Numerosos avisos e inserciones daban una idea de su éxito económico, pero el 7 de Enero de 1895 dejó de salir a causa de la agitación política reinante en el puerto por la venta de la bandera, cuando casi había alcanzado la cantidad de cuatro mil ejemplares. Hacía algunas semanas que se publicaba en formato mayor al original, a siete columnas por página, luego cambió a cinco columnas hasta su fin, a los 32 años de vida. Sobre Los Andes han escrito Gustavo Arboleda y Camilo Destruge.