VOLVER A LOS TOMOS
..............................................................................................................................................................
 

LAURO DAVILA ECHEVERRIA
AUTOR DE LA LETRA DE GUAYAQUIL DE MIS AMORES.- Nació en San José de El Pasaje, Provincia del Oro, el 18 de Agosto de 1885, hijo legítimo de Benigno Dávila Romero, agricultor, y de Herlinda Echeverría, y fue el quinto de una familia larga de ocho hermanos.

Cursó la primaria en su lugar natal con el maestro Avelino de Jesús Cordero, pasó a Cuenca a seguir la secundaria en el Instituto Pedagógico de Henry Compton y Modesto Santander, norteamericano el primero y colombiano el segundo, y a los 18 años partió a Quito y se matriculó en el Normal "Juan Montalvo" donde obtuvo el título de profesor normalista el 29 de Julio de 1905, durante el rectorado de Manuel de Jesús Andrade, figurando entre los tres alumnos más distinguidos de ese año, razón por la cual fue designado en Octubre profesor sustituto en el Normal y director de su escuela anexa.

En 1909 viajó a reunirse con sus padres y hermanos en Guayaquil, lugar donde habían fijado su residencia. Para ese entonces ya hacía poemas dentro de la escuela romántica tardía que no conocía de los soberbios artificios del modernismo ni de las metáforas que obligaban a pensar, por eso su producción fue elegiaca y costumbrista aunque llegó a tentar las marchas encolares de tanto valor pedagógico.

A principio de los años veinte contrajo matrimonio con Rosa Amada Villegas Moran, la musa juvenil del genial Medardo Ángel Silva. Ella también se dedicó al magisterio al igual que su esposo.

En los años treinta se unió al compositor Nicasio Safadi Emén y así salió "Guayaquil de mis amores" que tiene de todo pues es canción patriótica vibrante y guerrera y al mismo tiempo dulce y de ritmo cadencioso y tropical. Igualmente con Safadi produjo otros ritmos, especialmente pasillos, tales como Pensamiento, Suspiros del Alma, Mascarita de Carnaval, Florecita de Esperanza, Ilusiones del Alma, Corazón llorando, Lágrimas del corazón que alcanzó gran éxito en 1934 cantada por el Dúo Tropical Ecuador, Prisionero en tus pupilas, Jilguerito tráeme sus besos etc. y varios ritmos; Yanquecita vamos a bailar one step Vuela palomita corrido; Frutos de amor cueca; Volar sin alas valse jota; Yo desearía fox trot; Alas one step que cantó con gran éxito en 1933 el trío Guayaquil; las medias de Marujita one step; la Marcha Triunfal de Francisco Segura en 1950 para la radio en fox trot, etc.

Con Enrique Ibañez Mora compuso la letra de los siguientes pasillos Rosa de Amor, Cruel Mujer, Yo quisiera decirte, Ilusiones del alma y Recordando tu olvido; el pasillo Despiértate y el baile criollo La Casita de mi amada de Alberto Guillén Navarro en disco Gennet, el pasillo Cruel Olvido con música de Manuel Carrillo, la jota Ven que te quiero de N. Arízaga, la marinera Guarachita mía de Manuel Sánchez Aguirre, el vals Déjame llamarte, el one step Enriquetita.

También era compositor, sabía de música y tocaba instrumentos como la guitarra y el piano. Suyos son los pasillos Flor de Guayaquil, llora corazón, tu amor, Muchachita pasajeña. Recordándote mi amor, Te quiero y en otros ritmos la canción Mi rubiecita, el vals Mi morenita, el sanjuanito el Soldado, los amorfinos en Yaguachi y la chilena La Permanente.

Lástima grande que en el Ecuador de su época se menospreciara a los cantantes y compositores a los que se tenía por simples artesanos de la música indignos de ser considerados artistas, pues dicho tratamiento solo se atribuía a los cultores de la música clásica europea, por ello Dávila jamás obtuvo el reconocimiento a su talento eminentemente popular, tachado de simplemente populachero.

Además, el hecho de haberse casado con Rosa Amada Villegas le atrajo siempre la curiosidad malsana de la gente y hasta inconcientemente se le llegó a comparar con Silva, siendo ambos totalmente opuestos, pues el primero fue el mayor poeta modernista de estro aristocrático de la costa y Dávíla un modesto cultor de algunos géneros menores o populares.

Y así, jubilado a los setenta y cinco años de edad tras larga carrera en el magisterio y condecorado por la Municipalidad de Guayaquil y varias Instituciones Clasistas, bajó a la tumba en honorable pobreza el 23 de Diciembre de 1968, a los 83 años de edad, dejando una memoria limpia y una familia compuesta de dos hijos. Su esposa le sobrevivió varios años.

Se calcula que no menos de setenta de sus poemas han sido llevados al pentagrama, aunque jamás se publicaron en libro alguno. Cuarenta y siete de ellos con letra suya y música de diversos compositores y los veintitrés restantes con música y letra propias.

Era de estatura mediana, contextura gruesa, rostro blanco rosado, pelo negro, lacio, hablar pausado y modales corteses. Fue sobretodo un excelente maestro normalista.